Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Banco Popular se convierte en el primer banco intervenido por la UE

La resolución de Banco Popular y su venta a Banco Santander, que ha adquirido el 100% del capital social por un euro, ha sido la primera que se realiza bajo las normas de resolución de entidades bancarias de la Unión Europea, que se aprobaron tras la crisis financiera de 2008 con el objetivo de evitar los rescates con dinero público.
Este mismo miércoles, la Junta Única de Resolución (JUR) ha anunciado en un comunicado la transferencia de "todas las acciones e instrumentos de capital" de Banco Popular al Santander de forma que la entidad "operará bajo condiciones normales de negocio como un miembro solvente y líquido del Grupo Santander con efecto inmediato".
"La JUR y la autoridad nacional española de resolución (el FROB) han decidido que la venta va en el interés público dado que protege a todos los depositarios de Banco Popular y garantiza su estabilidad financiera", ha destacado la entidad presidida por la alemana Elke König.
Antes, el Banco Central Europeo (BCE) había comunicado a la autoridad europea de resolución que la entidad presidida por Emilio Saracho estaba "quebrando" o tenía posibilidades de hacerlo."El deterioro significativo de la situación de liquidez del banco en los últimos días ha conducido a la determinación de que la entidad habría sido incapaz, en el futuro cercano, de pagar sus deudas y otras obligaciones", ha explicado el BCE.
Tras esta conclusión del BCE, que ostenta las competencias de supervisión bancaria en la UE, la Junta Única de Resolución ha tomado el control de Banco Popular. Posteriormente, Santander ha sido seleccionadas como entidad adjudicataria en una subasta llevada a cabo por la autoridad europea de resolución y el FROB.
Por su parte, König ha destacado que la resolución "protege a los depositarios y a las funciones críticas de Banco Popular" y "muestra que las herramientas dadas a las autoridades de resolución después de la crisis son efectivas para proteger el dinero de los contribuyentes".
Precisamente, la Comisión Europea ha aprobado la resolución y venta de Popular y ha detallado que las pérdidas han sido "totalmente absorbidas" por los accionistas y la deuda subordinada, de forma que no ha sido necesaria la inyección de fondos públicos y la aportación del Fondo Único de Resolución.