Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de Inglaterra avisa de que su política monetaria puede tomar cualquier rumbo

El gobernador del Banco de Inglaterra (BoE), el canadiense Mark Carney, ha indicado este lunes que la política monetaria del principal organismo monetario de Reino Unido puede tomar "cualquier dirección" con el objetivo de devolver la inflación a su nivel objetivo del 2%.
En un discurso en la 'London School of Economics', Carney ha señalado que las perspectivas de inflación dependerán de la evolución de la demanda, la oferta y los tipos de cambio, pero ha subrayado que, en cualquier caso, "la política monetaria puede responder, en cualquier dirección, a los cambios en las proyecciones económicas (...) para asegurar un retorno sostenido al objetivo del 2%".
No obstante, Carney ha adelantado que el banco central se encuentra preparado para tolerar un exceso de su meta de inflación con el objetivo de limitar el impacto del 'Brexit' en el crecimiento de la economía británica y "apoyar" a la economía real.
En este sentido, la tasa de inflación interanual de Reino Unido alcanzó el pasado mes de noviembre el 1,2%, su nivel más alto en más de dos años, como consecuencia de la depreciación cercana al 20% de la libra esterlina tras la decisión del pueblo británico de abandonar la Unión Europea (UE).
En consonancia con la devaluación de la divisa británica, el BoE, que en agosto bajó los tipos de interés hasta el mínimo histórico de 0,25%, prevé que a finales de año el repunte de los precios alcance niveles cercanos al 2,7%.