Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de Inglaterra mantiene los tipos de interés y sus medidas de estímulo

El comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra (BoE) ha decidido mantener sin cambios los tipos de interés en el mínimo histórico del 0,25%, según ha anunciado la institución, que también ha mantenido intacto el volumen de su programa de activos en 435.000 millones de libras esterlinas (488.125 millones de euros).
La decisión de mantener los tipos ha sido tomada de forma unánime por los nueve miembros del Comité, que también han respaldado sin fisuras continuar con el actual programa de compra de deuda empresarial por importe de hasta 10.000 millones de libras (11.210 millones de euros) y el plan para invertir 60.000 millones de libras (67.260 millones de euros) en bonos soberanos del Reino Unido hasta alcanzar 4350.000 millones de libras.
La tasa de inflación interanual del Reino Unido se situó el pasado mes de septiembre en el 1%, frente al 0,6% del mes anterior, lo que representa la lectura más alta del índice desde noviembre de 2014, mientras el crecimiento del PIB en el tercer trimestre se ralentizó al 0,5%, dos décimas por debajo del dato de los tres meses anteriores, aunque superando ampliamente las expectativas tras la victoria del 'Brexit' en el referéndum del pasado 23 de junio.
Por su parte, el mercado laboral británico moderó su fortaleza durante el trimestre comprendido entre los meses de junio y agosto, cuando se crearon 106.000 empleos, una cifra inferior a los 174.000 de meses anteriores, aunque la tasa de empleo se mantuvo en el 74,5%, cerca de máximos históricos, mientras el desempleo continuó en mínimos de once años, situándose en el 4,9%.
El gobernador del Banco del Inglaterra (BoE), Mark Carney, anunció el pasado lunes su decisión de extender su mandato al frente de la institución hasta junio de 2019, un año más de lo previsto inicialmente, con el objetivo de garantizar la estabilidad monetaria en Reino Unido durante el proceso de desconexión con la Unión Europea (UE).