Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un Banco de Inglaterra dividido mantiene tipos al 0,25% a pesar de la escalada de la inflación

El Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra (BoE) ha decidido por una mayoría de cinco votos a tres mantener sin cambios los tipos de interés en el mínimo histórico del 0,25%, mientras que votó unánimemente a favor de no alterar el alcance y volumen de sus medidas de estímulo, según ha anunciado la institución.
La decisión de mantener los tipos ha sido tomada por una mayoría de cinco votos a favor y tres en contra, que apostaban por elevar la tasa un cuarto de punto porcentual, después de que la tasa de inflación se situase el pasado mes de mayo en el 2,9%, su nivel más alto en cuatro años.
Por otro lado, los ocho miembros actuales del Comité han respaldado sin fisuras continuar con el actual programa de compra de deuda empresarial por importe de hasta 10.000 millones de libras (11.373 millones de euros), así como mantener intacto el volumen de su programa de compra de activos en 435.000 millones de libras esterlinas (494.695 millones de euros).
En su discusión, el Banco de Inglaterra ha reconocido que el repunte de la inflación en mayo fue "mayor de lo esperado", añadiendo que los precios podrían subir "más de un 3%" en otoño y mantenerse probablemente por encima de del objetivo "durante un periodo prolongado de tiempo" ante la depreciación de la libra.
En contraste al alza de precios, la institución subraya la moderación experimentada por los salarios, mientras el crecimiento del PIB se frenó en el primer trimestre de forma significativa, reflejando el menor consumo de los hogares.
La economía del Reino Unido experimentó en el primer trimestre de 2017 una expansión del 0,2% respecto a los tres meses anteriores, cuando había crecido a un ritmo del 0,7%, mientras la tasa de inflación interanual del Reino Unido se situó el pasado mes de mayo en el 2,9%, en máximos de cuatro años.
"La política monetaria no puede impedir ni el ajuste real necesario a medida que Reino Unido avanza hacia nuevos acuerdos comerciales ni el crecimiento más débil de los ingresos reales que probablemente acompañe a este ajuste en los próximos años", explicó el Banco de Inglaterra, advirtiendo que tratar de compensar completamente el efecto del debilitamiento de la libra solo podría lograrse "a costa de más paro y probablemente con un crecimiento aún más débil de los ingresos".
De este modo, la institución reiteró la importancia de que "en estas excepcionales circunstancias" equilibrar los pros y contras entre alcanzar una tasa de inflación sostenible y el apoyo que la política monetaria proporciona a la economía.