Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de Inglaterra confía en un 'Brexit suave' y mejora sus previsiones para 2018 y 2019

El Banco de Inglaterra ha recortado una décima su previsión de crecimiento para Reino Unido en 2017, hasta el 1,9%, aunque ha revisado al alza sus pronósticos para los dos próximos años, hasta el 1,7% y el 1,8%, respectivamente, en ambos casos una décima por encima de su anterior estimación ante la perspectiva de que las nuevas relaciones entre la UE y el país británico procedan de manera fluida.
En cuanto a la inflación, el instituto emisor británico ha revisado tres décimas al alza su pronóstico para 2017, que pasa a situarse en el 2,7%, mientras que en 2018 se situará en el 2,6%, dos décimas por debajo del anterior y para 2019 se relajará al 2,2%, tres décimas menos de lo estimado previamente.
"Esto está condicionado a que el ajuste a la nueva relación entre Reino Unido y la UE sea suave y que la tasa de interés sigue la senda implícita", explicó la entidad.
En su conjunto, el banco central considera que si la economía sigue una senda consistente con la previsión central de mayo, entonces la política monetaria podría tener que endurecerse en mayor medida durante el horizonte de las previsiones que la trayectoria "muy suave" implícita en la curva de rentabilidades de la deuda.
No obstante, la institución ha reiterado su advertencia de que la política monetaria "no puede impedir ni el necesario ajuste real a medida que Reino Unido avanza en sus nuevos acuerdos comerciales internacionales o el debilitamiento del crecimiento de los ingresos reales que probablemente acompañará a este ajuste durante los próximos años".
En este sentido, la entidad advirtió de que tratar de compensar completamente el efecto de la debilidad de la libra sobre la inflación solo sería posible al precio de un mayor paro y, probablemente, con un crecimiento aún más débil de los ingresos.
El comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra (BoE) ha decidido este jueves por una mayoría de siete votos a uno mantener sin cambios los tipos de interés en el mínimo histórico del 0,25%, mientras que votó unánimemente a favor de no alterar el alcance y volumen de sus medidas de estímulo, según ha anunciado la institución.
La decisión de mantener los tipos ha sido tomada por una mayoría de siete votos a favor y uno en contra, mientras que los ocho miembros actuales del Comité han respaldado sin fisuras continuar con el actual programa de compra de deuda empresarial por importe de hasta 10.000 millones de libras (11.850 millones de euros), así como mantener intacto el volumen de su programa de compra de activos en 435.000 millones de libras esterlinas (515.932 millones de euros).