Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de España constata una desaceleración de la demanda interna

El Banco de España afirma que la información más reciente referida el tercer trimestre muestra un "comportamiento algo menos expansivo de la demanda privada" y del consumo interno, según recoge en su boletín del mes de septiembre.

En el caso del consumo de las familias, señala que los indicadores de opinión de hogares y comerciantes minoristas se situaron en el promedio de julio y agosto en un nivel inferior al del segundo trimestre, al tiempo que, entre los indicadores cuantitativos, las matriculaciones de automóviles particulares prolongaron la trayectoria de desaceleración interanual de los meses anteriores.
La desaceleración también se constata en la información relativa a la inversión en bienes de equipo, que muestra una "cierta moderación" de la tendencia "fuertemente expansiva" de los últimos trimestres, mientras que los indicadores más recientes referidos a la inversión en construcción apuntan también a una "posible ralentización" del crecimiento en el tercer trimestre del año, tras la favorable evolución en el segundo, según el Banco de España.
Esta desaceleración de la economía española en el tercer trimestre se produce después de que el PIB creciera un 0,6% en tasa intertrimestral durante el segundo trimestre, dos décimas más que en el trimestre anterior, y un crecimiento del 1,2% en tasa interanual, muy por encima del 0,5% mostrado en los tres primeros meses.
De hecho, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ya ha reconocido que el frenazo en la economía de la zona euro afectará a la economía española, si bien el Gobierno mantiene que revisará al alza tanto la estimación del PIB de este año, situada en el 1,2%, como la del próximo, del 1,8%.
FORTALEZA DEL TURISMO
El Banco de España indica que los datos relativos al sector turístico confirman, en cambio, la fortaleza del sector durante la temporada de verano. En julio, las entradas de turistas extranjeros crecieron un 5,9% interanual y aumentó el gasto turístico un 4,5%, mientras que en agosto las llegadas de turistas extranjeros alcanzaron una tasa interanual del 8,8%, lo que supuso un nuevo máximo histórico mensual.
Por el lado de la oferta, la autoridad monetaria señala que la información relativa a la actividad industrial apunta hacia una "cierta moderación" en el ritmo de crecimiento observado hasta el segundo trimestre, si bien los indicadores referidos al sector servicios continuaron mostrando "síntomas de fortaleza" durante el tercer trimestre.
En cuanto a la evolución del mercado laboral, el Banco de España constata una "cierta moderación" de la creación de empleo en julio y agosto, frente al dinamismo observado en la primera mitad del año.
Sobre la evolución del déficit, indica que continúa el proceso de reducción del déficit público, que en términos de Contabilidad Nacional se situó en el 2,4% del PIB en el periodo enero-mayo, y añade que los datos de junio y julio apuntan en este mismo sentido, dado que se observa un aumento de los ingresos, como consecuencia de la recuperación de las bases imponibles y una prolongación de la contención del gasto público, en particular por la desaceleración de los pagos por intereses y prestaciones sociales.