Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Banco do Brasil cerrará más de 400 oficinas y ofrece jubilaciones anticipadas a 18.000 empleados

Banco do Brasil, entidad controlada por el Gobierno de Brasil, ha presentado un plan de reestructuración que comprende diversas medidas, incluyendo el cierre de 402 sucursales y un plan de incentivos a la jubilación al que podrán acogerse hasta 18.000 trabajadores de la entidad, el 16% de la plantilla.
De este modo, hasta 18.000 empleados de Banco do Brasil podrán acogerse hasta el próximo 9 de diciembre a este plan de bajas incentivadas con el que el banco pretende reducir su plantilla en al menos 9.300 efectivos. Asimismo, la entidad abrirá un proceso de reducción voluntaria de la jornada laboral de 8 a 6 horas.
Aquellos empleados que decidan apuntarse al programa de la entidad recibirán un incentivo equivalente al valor de doce sueldos, además de una compensación de entre uno y tres sueldos mínimos en función de la antigüedad en el banco, entre 15 y 30 años.
Dentro del plan para optimizar su red de oficinas y adaptarse a los nuevos usos y costumbres de los consumidores, Banco do Brasil cerrará 402 sucursales, además de otras 31 oficinas regionales, mientras que 379 sucursales serán transformadas en puestos de atención automática.
Por otro lado, la entidad pretende ampliar su estrategia de atención a través de canales digitales, lo que se traducirá en la apertura durante 2017 de más de 255 unidades de atención digital, que se sumarán a las 245 ya existentes, con capacidad de atender a 1,3 millones de clientes y la expectativa de alcanzar los 4 millones a finales del próximo año.
Banco do Brasil pretende lograr un ahorro anual de costes de 750 millones de reales (210 millones de euros) gracias a esta reestructuración de su red de oficinas y confía en "incrementar significativamente" la reducción de sus costes mediante el plan de bajas incentivadas, que de verse cubierto completamente permitiría un ahorro de más de 3.000 millones de reales (842 millones de euros).