Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los clientes de BPA no podrán mover más de 2.500 euros semanales por cuenta

Colas a las puertas de algunas sucursales de BPA para retirar dineroEFE

Los administradores provisionales de Banca Privada d'Andorra (BPA) han limitado desde este lunes la operativa a 2.500 euros semanales por cuenta, ha informado el Institut Nacional Andorrà de Finances (Inaf) en un comunicado.

La limitación se aplica a las disposiciones de cheques, transferencias nacionales e internacionales, medios de pago, recibos, efectos y operativa de caja.
Esta medida se suma al refuerzo especial de los procedimientos internos de control en materia de prevención de blanqueo que la entidad está aplicando desde la semana pasada para velar por el correcto procesamiento de todas las operaciones, ha recordado.
El Inaf ha especificado que esta medida, posible después de que el Gobierno andorrano haya aprobado este lunes un decreto de medidas cautelares temporales que incluye que los administradores puedan limitar las operaciones, sirve para "facilitar la operativa corriente de BPA, preservando los intereses de los clientes".
Como ya ha explicado este lunes el Ejecutivo en el Butlletí Oficial del Principat d'Andorra (Bopa), estas medidas cautelares tienen como objetivo "preservar los intereses de los clientes y velar por la estabilidad y el valor de la entidad, así como salvaguardar la estabilidad y la reputación del sistema financiero andorrano, promover la confianza en este y contribuir a reducir el riesgo sistémico".
Asimismo, el Inaf ha hecho hincapié en que se trata de unas "pautas de actuación temporales" ante una situación excepcional que motivó la semana pasada la suspensión provisional del consejo de administración de BPA ante las sospechas de que algunos de sus directivos han blanqueado dinero para organizaciones criminales internacionales.