Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Banca Monte dei Paschi baja un 10,55% en Bolsa tras el 'no' del BCE y se acerca al rescate

Moody's empeora la perspectiva del rating de siete bancos italianos
Las acciones de Banca Monte dei Paschi di Siena han concluido la sesión de este viernes con una caída del 10,55%, después de haber llegado a perder un 17% de su valor bursátil y tener que ser suspendidas de negociación en varias ocasiones, tras informaciones sobre la negativa del Banco Central Europeo (BCE) a conceder una prórroga a la entidad toscana en sus esfuerzos de recapitalización.
El tercer mayor banco de Italia, considerado el más antiguo del mundo, puesto que sus orígenes se remontan a 1472, había solicitado al BCE una prórroga de tres semanas, hasta el próximo 20 de enero, para tratar de culminar con éxito su plan de recapitalización con ayuda del sector privado y por importe de 5.000 millones de euros, petición que fue rechazada por el consejo de supervisión del BCE en su reunión de este viernes, según fuentes consultadas por Reuters, al considerar que un aplazamiento sería de escasa utilidad y que era el momento de una intervención del Gobierno.
De este modo, crece la expectativa de una intervención por parte del Gobierno italiano en los próximos días para recapitalizar Banca Monte dei Paschi y evitar así los riesgos para la supervivencia de la entidad.
Además del desplome del banco toscano, el rsto de valores bancarios del FtseMib de la Bolsa de Milán han sufrido importantes caídas: Banco Popolare de Milano (-4,32%), Banca Popolare (-3,93%), Mediobanca (-2,82%), UBI Banca (-2,37%), Unicredit (-2,34%) e Intesa Sanpaolo (-1,67%).
En este sentido, el pasado miércoles el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) salía al paso de informaciones aparecidas en la prensa italiana sobre una petición de 15.000 millones de ayuda al fondo de rescate europeo por parte del Gobierno italiano para acometer el saneamiento de su sistema financiero, incluyendo Banca Monte dei Paschi.
Por su parte, citando fuentes sin identificar, la agencia Reuters indicaba esta semana que el Ejecutivo italiano ultima la toma de una participación de control en Banca Monte dei Paschi, donde ya posee un 4% del accionariado, que podría ampliar por encima del 40%.
Según la agencia, el Gobierno italiano adquiriría la deuda subordinada del banco toscano en manos de unos 40.000 inversores particulares y posteriormente ejecutar su conversión en acciones de la entidad.
Monte dei Paschi debe captar 5.000 millones de euros a finales de este mes. La entidad prevé obtener 1.000 millones de euros mediante un canje de bonos en poder de inversores institucionales, mientras Roma confía en aportar 2.000 millones mediante el canje de la deuda junior en manos de minoritarios, lo que podría persuadir a inversores privados a sumarse al rescate del banco y completar los 2.000 millones restantes.
El banco en activo más antiguo del mundo se convirtió el pasado 29 de julio en el gran señalado por los test de estrés a los que fueron 51 grandes bancos europeos al ser la única entidad en suspender los exámenes de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), puesto que su ratio de capital básico CET1 se situaba en el -2,2% en el peor escenario previsto para 2018 o del -2,4% en el caso de aplicar completamente los criterios de Basilea III ('fully loaded').
Coincidiendo con la publicación de esta pruebas de resistencia, Precisamente, Monte dei Paschi anunció que el BCE había dado su visto bueno a un plan de recapitalización de la entidad por importe de 5.000 millones de euros con el que el banco toscano buscaba asegurar su viabilidad.
PERSPECTIVA NEGATIVA PARA LA BANCA ITALIANA.
Asimismo, la agencia de calificación crediticia Moody's ha revisado a negativa desde estable la perspectiva del rating a largo plazo de siete bancos italianos, después de haber hecho lo propio este miércoles con la asignada a la calificación 'Baa2' de la deuda soberana de Italia.
Los bancos afectados por la rebaja de perspectiva de Moody's son Intesa Sanpaolo, Banca IMI, Credito Emiliano, Credit Agricole Cariparma, FCA Bank, Banca Nazionale Del Lavoro y Cassa Depositi e Prestiti.
Este miércoles, Moody's revisó a la baja la perspectiva del rating 'Baa2' de la deuda a largo plazo de Italia, que pasa a ser negativa desde estable, ante el riesgo de que el resultado del referéndum constitucional del pasado domingo ralentice las reformas en el país transalpino.
En primer lugar, la calificadora de riesgos consideró que la victoria del 'no' en el referéndum constitucional reduce la probabilidad de que el Gobierno italiano haga avances significativos en las reformas estructurales en materia económica y fiscal para estabilizar el perfil de crédito del país y mejorar su capacidad de absorber potenciales sacudidas.
Asimismo, Moody's aprecia un creciente riesgo de que se demore la necesaria estabilización y reducción de la deuda ante la probabilidad de que las perspectivas de crecimiento a medio y largo plazo se sigan siendo débiles.