Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

BPI (CaixaBank) reduce su plantilla en un total de 617 trabajadores con un coste de 106 millones

El Banco BPI, filial portuguesa de CaixaBank, ha concluido su plan de jubilaciones anticipadas y bajas voluntarias con un total 617 trabajadores adheridos a este programa, con un coste de 106 millones de euros para la entidad financiera.
Según ha informado en un comunicado recogido por Europa Press, otros 519 trabajadores --292 por jubilación anticipada y 227 por baja voluntaria-- se han adherido a este plan de bajas, al que ya se habían unido 98 trabajadores en idénticas condiciones.
La filial de CaixaBank cuantifica en 91 millones de euros el coste de las nuevas bajas, que se registrarán en las cuentas del primer semestre de 2017 que la entidad dará a conocer el próximo martes 25 de julio y que se unirán a los 15,4 millones en los que se cifraba las 98 bajas anteriores.
Según ha informado la entidad, las bajas supondrán una reducción de 36 millones de euros en costes salariales cada año. Del total de 617 trabajadores, 544 dejarán la plantilla del banco en 2017 y 73 en 2018.
La Comisión Ejecutiva del Banco BPI considera que se han cumplido "adecuadamente los objetivos fijados", por lo que ha anunciado que "no se prevén nuevos programas en este ámbito".