Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE mantiene los tipos en el mínimo histórico del 0,05%

Mario DraghiReuters

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido mantener los tipos de interés del euro en el mínimo histórico del 0,05% en una reunión en la que toda la atención se centra en las pistas que pueda dar su presidente, Mario Draghi, sobre una posible ampliación de las medidas de estímulo.

En esta línea, el BCE también ha dejado el tipo de interés aplicable a la facilidad de depósito en el -0,20% y el tipo de interés aplicable a la facilidad marginal de crédito en el 0,30%, donde también los situó en la reunión de septiembre.
La baja inflación, la volatilidad de los mercados y la debilidad de algunas de las principales economías de la eurozona aumentan la presión sobre el Banco Central Europeo (BCE) para que adopte nuevas medidas de estímulo, cuya concreción, sin embargo, no está prevista para la reunión que se celebra hoy en Malta.
Los analistas consultados por Europa Press coinciden en que el Consejo de Gobierno del BCE esperará a la reunión de diciembre o incluso a 2016 para decidir si amplía la cuantía o la duración del programa de compra de deuda pública y privada, conocido como 'Quantitive Easing', con el fin de lograr sus objetivos.
La tasa de inflación interanual de la zona euro
La tasa de inflación interanual de la zona euro se ha situado en septiembre en el -0,1%, dos décimas por debajo del 0,1% registrado en agosto, según el dato definitivo publicado el pasado viernes por Eurostat, que supone la lectura más baja del indicador desde el pasado mes de marzo.
Por su parte, la tasa de desempleo en la zona euro se mantuvo estable en agosto por segundo mes consecutivo en el 11%, cinco décimas menos que el porcentaje que registraba hace un año, unos datos que vuelven a colocar a España como el segundo país con peores cifras de toda la región, tras Grecia.
El Producto Interior Bruto (PIB) de la zona euro experimentó en el segundo trimestre del año una expansión de cuatro décimas con respecto a los tres meses anteriores, cuando la economía creció un 0,5%.