Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE reduce un 27,7% sus compras de deuda pública de España durante el mes de agosto

El Banco Central Europeo (BCE) ha reducido un 27,7% el importe de las compras de bonos españoles durante el pasado mes de agosto, hasta un total de 6.112 millones de euros, la cifra más baja desde que en abril de 2016 la institución incrementara su objetivo mensual de compra de activos de su programa de expansión cuantitativa o QE.
El instituto emisor, a través de los bancos centrales nacionales, ha adquirido desde el lanzamiento de su QE en marzo de 2015 deuda española por un importe total de 117.900 millones de euros, frente a los 1,004 billones invertidos en el conjunto de la eurozona desde el comienzo del programa de compra de activos del sector público.
El descenso experimentado en agosto en las compras de deuda pública española es ligeramente inferior al retroceso de entre 28% y el 28,5% registrado en la adquisición de bonos alemanes, franceses e italianos.
De este modo, la española es la cuarta deuda soberana con mayor presencia en la cartera del BCE a 31 de agosto, sólo por detrás de Alemania (237.884 millones), Francia (188.929 millones) e Italia (164.352 millones), en línea con las estimaciones en función de la clave de capital correspondiente a cada uno de los países.
En el extremo opuesto a estos cuatro países, los socios del euro con menor presencia en la cartera de deuda adquirida entre marzo de 2015 y agosto de 2016 por el banco central de la eurozona fueron Estonia, con un total de 66 millones, por delante de Chipre, con 269 millones, y de Malta, con un total de 609 millones.
De este modo, el desglose de las compras del BCE confirma que sólo Grecia se mantiene al margen del programa de expansión cuantitativa puesto en marcha por la institución en marzo de 2015.
De hecho, el propio Mario Draghi reconocía la semana pasada que el BCE no puede fijar un calendario acerca de la futura inclusión de los bonos soberanos de Grecia en el programa de compras de activos públicos de la institución (PSPP).
Por otro lado, el BCE ha informado de que la deuda española adquirida en el marco de este programa PSPP cuenta con un plazo de vencimiento medio de 9,64 años, frente a los 9,71 años del mes anterior, lo que convierte a la española en la cuarta con mayor tiempo de vencimiento.
La deuda de Malta, con 10,75 años, por delante de la de Bégica, con 9,92 años, y la de Portugal, con 9,91 años, tienen una vida media superior al plazo de vencimiento medio ponderado de la deuda española en cartera del BCE a 31 de agosto.
Por contra, la deuda con menor vencimiento medio ponderado adquirida en el marco del PSPP corresponde a Estonia (1,87 años), seguida de la de Chipre (5,10 años) y la de Lituania (6,42 años).
Al ritmo de compras desde que el pasado mes de abril incrementara su objetivo mensual, desde 60.000 hasta 80.000 millones de euros en distintos activos, el BCE habría adquirido hasta finales de marzo de 2017, fecha inicialmente prevista para el fin del programa, deuda española por importe de casi 180.000 millones de euros.