Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE rechazó dar una prórroga a Monte dei Pashi para no poner en peligro la supervivencia del banco

El Banco Central Europeo (BCE) decidió no conceder una prórroga a Banca Monte dei Paschi di Siena al considerar que el retraso en la recapitalización de la entidad toscana podría provocar un deterioro de la posición de liquidez que amenazaría la supervivencia del banco más antiguo del mundo, según ha indicado la institución transalpina.
La decisión de no autorizar el retraso en el plan de recapitalización hasta enero de 2017, comunicada este martes a Monte dei Paschi, se fundamenta también en que esta demora no garantiza un entorno de mercado más favorable.
"El BCE ha indicado que el retraso en la recapitalización podría llevar a un mayor deterioro de la posición de liquidez y de los ratios de capital, poniendo en riesgo la supervivencia del banco", explicó el banco toscano.
El pasado domingo, ante los insistentes rumores que apuntaban al rescate de Banca Monte dei Paschi, el banco emitió un comunicado en el que declaraba su intención de ajustarse a los términos del plan de recapitalización presentado el pasado mes de octubre por el que pretende captar 5.000 millones de euros para recapitalizar la entidad.
"La junta directiva de Banca Monte dei Paschi di Siena ha decidido continuar el esfuerzo para la implementación del proyecto comunicado al mercado el 25 de octubre, en línea con el calendario prescrito", informó la entidad toscana.
Banca Monte dei Pachi di Siena se convirtió el pasado 29 de julio en el gran señalado por los test de estrés a los que fueron 51 grandes bancos europeos al ser la única entidad en suspender los exámenes de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), puesto que su ratio de capital básico CET1 se situaba en el -2,2% en el peor escenario previsto para 2018 o del -2,4% en el caso de aplicar completamente los criterios de Basilea III ('fully loaded').