Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE mejora su previsión de crecimiento para 2016, pero empeora las de los dos próximos años

El Banco Central Europeo (BCE) ha revisado una décima al alza su pronóstico de crecimiento para la zona euro en 2016, cuando la economía de la región se expandirá a un ritmo del 1,7%, frente al 1,6% estimado el pasado mes de junio, según ha indicado en rueda de prensa el presidente de la entidad, Mario Draghi.
Sin embargo, de cara a los dos años siguientes, el BCE ha revisado una décima a la baja sus previsiones. De este modo, tanto para 2017 como para 2018, la entidad proyecta un crecimiento del PIB del 1,6% en cada ejercicio, frente al 1,7% previsto en junio.
"Aunque la información disponible evidencia la resiliencia de la economía de la eurozona, el escenario base sigue sujeto a riesgos a la baja", dijo el banquero italiano, quien apuntó que previsiblemente la recuperación se verá afectada por el debilitamiento de la demanda externa.
Aún así, el presidente del BCE subrayó que la institución sigue esperando que la recuperación de la eurozona se producirá "a un ritmo moderado, pero sostenido".
En cuanto a los precios, los nuevos pronósticos del BCE contemplan una tasa de inflación armonizada del 0,2% al cierre de 2016, en línea con los pronósticos de junio, mientras que el próximo año se situará en el 1,2%, frente al 1,3% previsto con anterioridad, y en 2018 llegará al 1,6%, en línea con el pronóstico precedente.
A este respecto, el presidente del BCE destacó que el repunte esperado de los precios hacia finales de año se explica en gran medida por efectos de base.