Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE compra deuda de 15 empresas españolas

El Banco de España (BdE), en representación del Banco Central Europeo (BCE), ha adquirido bonos emitidos por quince empresas españolas en el marco del programa de compra de deuda corporativa (CSPP, según sus siglas en inglés) del supervisor europeo, que comenzó su andadura en junio de 2016.
En concreto, desde el lanzamiento del programa el banco central ha comprado deuda emitida por Telefónica, Repsol, Redexis Gas, Red Eléctrica, Merlin Properties, Madrileña Red de Gas, Cellnex Telecom, Iberdrola, Gas Natural, Ferrovial, Enagás, DIA, Mapfre, Amadeus y Abertis Infraestructuras.
De estas, el BCE ha adquirido deuda correspondiente a 18 emisiones de Telefónica; 16 de Gas Natural; 13 de Iberdrola; 9 de Repsol; 8 emisiones de Red Eléctrica; 6 de Abertis; 5 de Enagás; 3 de DIA, Ferrovial, Amadeus y Merlin Properties; mientras ha adquirido deuda de dos emisiones de Madrileña Red de Gas, Cellnex y Redexis, y solo una de Mapfre.
El BCE ha proporcionado el código ISIN de los bonos adquiridos bajo el programa CSPP, pero la institución no ha especificado la cantidad exacta que ha comprado de cada emisión, por lo que se desconoce el volumen de deuda concreto de cada empresa en posesión del organismo monetario.
Desde su lanzamiento en junio de 2016, el BCE ha comprado deuda corporativa por importe de 95.222 millones de euros, después de que la semana pasada la entidad adquiriese bonos de empresa por un precio de 1.503 millones.
No obstante, el banco central informaba recientemente de que alrededor del 12% de la cartera de bonos empresariales adquiridos durante el primer año de CSPP tenía rentabilidad negativa, lo que equivale a algo más de 11.000 millones de euros.
Según los registros del BCE, un 30% de los bonos adquiridos corresponden a empresas francesas y el 25% a alemanas, mientras un 11% son de empresas italianas y el 10% son bonos corporativos españoles.