Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE cobrará 425 millones a los bancos por supervisarles en 2017, un 10% más

El Banco Central Europeo (BCE) ha estimado en 424,96 millones de euros el total para 2017 de las tasas anuales de supervisión del sistema financiero, una cifra que representa alrededor de un incremento del 10% respecto al año pasado, según informó la institución, que dará aviso a las entidades el próximo mes de octubre.
"Puesto que los gastos adicionales en 2017 procederán principalmente de los trabajos relacionados con las entidades supervisadas directamente, estas soportarán una mayor proporción de los gastos por
funciones horizontales", indicó la institución, por lo que las tasas que se impondrán a las entidades supervisadas indirectamente serán inferiores a las de 2016.
En concreto, las entidades supervisadas significativas y los grupos supervisados significativos abonarán 391,28 millones de euros, el 92% de las tasas establecidas.
Por su parte, las entidades supervisadas menos significativas y los grupos supervisados menos significativos se harán cargo de 33,68 millones, el 8% restante.
"Las tasas individuales correspondientes a cada banco serán determinadas de acuerdo con la importancia de la entidad y su perfil de riesgo, empleando factores anuales proporcionados por todos los bancos supervisados con referencia al 31 de diciembre del año precedente", explicó el BCE.
La tasa de supervisión se calcula al máximo nivel de consolidación dentro de los Estados miembros participantes en el Mecanismo Único de Supervisión (MUS) y comprende un elemento mínimo para todas las entidades, que representa el 10% del importe total a recuperar, y un elemento variable para la asignación del 90% restante de los gastos.
En el caso de las entidades de crédito significativas de menor tamaño, cuyos activos totales son menos de 10.000 millones de euros, el elemento mínimo de la tasa se reduce a la mitad.