Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE saca casi toda la artillería para que fluya el crédito a familias y pymes

El BCE ha sacado casi toda la artillería. Ha bajado el precio del dinero al 0,05%, el mínimo histórico, muy lejos del 4,25% de finales de 2008. En segundo lugar, Mario Draghi mete presión a la banca –con una penalización al 0,20%- por tener el dinero guardado en el banco central, con el objetivo de que fluya el crédito a empresas y familias. Y, en tercer lugar, el BCE comprará deuda a los bancos a partir de octubre aunque no ha desvelado los detalles. Estos estímulos persiguen impulsar la actividad económica, cuyos efectos negativos ya han pagado muchos. El propio Draghi ha reconocido que en algunos países quienes se incorporan al mercado laboral tienen sueldos de finales de los 80. Habrá que ver si estas medidas consiguen los efectos que persiguen. En todo caso, el BCE está dispuesto a  tomar más.