Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE ha adquirido más de 11.000 millones de bonos de empresas con interés negativo, el 12% del total

El 12% de la cartera de 92.000 millones de euros de bonos corporativos adquiridos por el Banco Central Europeo (BCE) durante el primer año de vigencia del programa de compra de activos de empresas (CSPP) fue adquirido con rentabilidad negativa, según ha informado el instituto emisor.
"El 12% de los valores CSPP en cartera fueron comprados con rentabilidades negativas, aunque por encima del tipo aplicado a la facilidad de depósito (-0,40%)", indicó el banco central.
Durante el primer año de funcionamiento de este programa de compras, incluido en el plan de adquisición de activos (APP) del BCE, la institución ha comprado 950 clases de valores emitidos por alrededor de 200 empresas.
Según los registros del BCE, un 30% de los bonos adquiridos corresponden a empresas francesas y el 25% a alemanas, mientras un 11% son de empresas italianas y el 10% son bonos corporativos españoles.
De los 92.000 millones de euros en bonos empresariales adquiridos por el BCE, el 32% corresponden a empresas del sector de consumo, un 22% a compañías de servicios públicos, un 12% a operadoras de comunicaciones, el 10% al sector industrial y un 7% a empresas energéticas.
El BCE ha destacado que la prima de riesgo exigida a estos títulos de deuda se ha visto "contenida" desde que en marzo de 2016 la institución anunció su intención de adquirir deuda corporativa, lo que ha mejorado las condiciones de financiación para las empresas.
Asimismo, el banco central señala que la emisión de bonos por parte de las empresas ha aumentado desde el anuncio del lanzamiento del programa CSPP, alcanzado un incremento anual del 10% en los primeros meses de 2017, incluso cuando se ha registrado también un aumento del crédito bancario disponible, complementando así la disponibilidad de financiación para las empresas.