Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

BBVA ve una composición "virtuosa" y "aceleración" en el crecimiento de la economía

BBVA Research, el servicio de estudios de la entidad, señala que alza del PIB del 0,8% reflejado por la Contabilidad Nacional del primer trimestre corrobora la "aceleración" del crecimiento, y la evolución de las exportaciones y la inversión muestran una "composición virtuosa" del mismo.
En una nota, el servicio de estudios destaca que la actividad encontró soporte tanto en la demanda doméstica, con 0,6 puntos porcentuales, como en la contribución "modesta" de la demanda externa, con 0,2 puntos porcentuales, que no obstante explica la aceleración del crecimiento en el primer trimestre.
En lo que respecta a la demanda doméstica privada, BBVA Research subraya que el avance "superior al esperado" tanto de la inversión en maquinaria y equipo (+3,1%) como en la construcción residencial (+2,7%), son una "sorpresa positiva" que compensó la desaceleración "mayor que la prevista" del consumo de los hogares (0,4%).
De igual forma, apunta que por el lado de la demanda pública se constató la recuperación esperada del consumo público (+0,3%) tras la caída en el cuarto trimestre de 2016, frente al descenso "inesperado" de la construcción no residencial (-0,4%).
En cuanto a la estructura de la demanda externa, BBVA Research observa una aceleración superior a la anticipada tanto de las exportaciones totales (+4%) como de las importaciones (+3,8%).
EL EMPLEO AVANZÓ "CON FUERZA".
Además, el empleo en el sector privado avanzó "con fuerza" (101.400 puestos de trabajo), mientras que en el sector público acreció marginalmente (13.000 de puestos de trabajo). Con este aumento de la actividad y del empleo, la productividad aparente del factor trabajo se desaceleró 0,2 puntos porcentuales, hasta el 0,1%.
La remuneración nominal por asalariado avanzó el 0,4% interanual, seis décimas menos que el deflactor implícito del PIB, lo que dio lugar a una caída de la remuneración por asalariado en términos reales del 0,6%.
Esto, junto con el crecimiento de la productividad, supuso un descenso de 1,1 puntos porcentuales en los costes laborales unitarios (- 0,1% en términos nominales).