Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Azpiazu espera convencer a toda la oposición para apoyen los Presupuestos vascos, que serán "bastante ajustados"

Confía en llegar a un acuerdo "pacífico" sobre la nueva Ley de Aportaciones, sin que se den "conflictos gratuitos"
El consejero de Economía y Hacienda del Gobierno vasco, Pedro Azpiazu, cree que el Ejecutivo podrá convencer a EH Bildu, a Elkarrekin Podemos y al PP para lograr el apoyo necesario que permita la aprobación de los Presupuestos vascos para 2017, unas Cuentas que respetarán las "prioridades" del Ejecutivo, pero serán "bastante ajustadas".
En una entrevista concedida a Europa Press, Azpiazu ha confiado en llegar a un "acuerdo pacífico y estable" para reformar la Ley de Aportaciones y sin que tenga que haber "conflictos gratuitos" entre las distintas instituciones. Por otra parte, se ha mostrado dispuesto a "mirar con atención" las propuestas que Confebask pueda hacer sobre fiscalidad, aunque no tiene la impresión de que en Euskadi el tipo del Impuesto de Sociedades sea "excesivamente más alto" que en otros lugares.
El consejero ha asegurado que se están empezando a ver "los primeros números y los primeros problemas" que existen para la elaboración de los Presupuestos de la Comunidad Autónoma Vasca para 2017. En este sentido, ha reiterado su impresión de que en las cuentas no va a haber para "muchas alegrías" y ha destacado que el objetivo es "cumplir" con los compromisos del programa de Gobierno, como el aumento del 5% en innovación o el mantenimiento de las políticas sociales.
En todo caso, cree que sí se pueden descartar "los recortes como tal", si bien ha insistido en que el próximo proyecto de Presupuestos, "a pesar del crecimiento económico", se inserta en una senda de consolidación fiscal presupuestaria "complicada" porque hay que cumplir con "las exigencias europeas del déficit público". Además, según ha dicho, el actual crecimiento "tampoco va a dar un aumento importante de recaudación".
"PRESUPUESTO BASTANTE AJUSTADO"
Pedro Azpiazu ha indicado que ese "escenario" les va "a obligar", a "respetando las prioridades del Gobierno", hacer un presupuesto "bastante ajustado". En su opinión, una Cuentas expansivas "no van a llegar en bastante tiempo" porque, cuando la economía crezca y los recursos "vayan mejorando de una forma más sustancial", se podrá cumplir "con las obligaciones de gasto público", pero "también tendrá que permitir, en un futuro, ir reduciendo el nivel de endeudamiento" por si vuelven a venir "mal dadas".
"Yo creo que el tema de la reducción del endeudamiento es algo que no hay que descartar, pero tampoco hay que obsesionarse porque el nivel en Euskadi es bastante bajo", ha indicado.
El responsable vasco de Economía y Hacienda cree que no contar con mayoría absoluta obligará al Ejecutivo "a hablar, pero a hablar con todos" para pedirles el apoyo al Presupuesto, y ha asegurado que no descarta "ninguna opción" en este momento para tratar de llegar a un acuerdo.
También ha señalado que la política "es dinámica", por lo que existe "la posibilidad de convencer". "Y yo creo que podemos convencer a quien haga falta, a EH Bildu, a Elkarrekin Podemos, y por supuesto, al PP también", ha añadido.
REFORMA DE LA LEY DE APORTACIONES
Por otra parte, Azpiazu ve posibilidades de "llegar a un acuerdo estable, con pocos conflictos" sobre la nueva Ley de Aportaciones, cuya reforma se ha aplazado ante la existencia de "condicionantes" como la negociación del Cupo con el Estado o algunos aspectos de la Ley Municipal.
Según ha recordado, la Ley lleva "un montón de años en prórroga", por lo que considera que "no pasa nada por estar unos pocos meses más". "Tengamos en cuenta todas estas cuestiones y hagamos algo más sólido, más de consenso y que nos permita tener una estabilidad financiera para los próximos cinco años", ha agregado.
El consejero vasco ha asegurado que, cuando se habla "de dinero y de diferentes instituciones", el debate "nunca es pacífico, sea quien sea la institución o sea quien sea el partido" porque "cada uno defiende sus posiciones como puede"
Sin embargo, cree que, al final, habrá que llegar "a un acuerdo pacífico" que tenga en cuenta "las características de cada nivel institucional, su nivel de competencias y las características socioeconómicas de cada Territorio".
En este sentido, ha deseado que, entre todos, sean capaces, "con criterio y racionalidad", de hacer una Ley de Aportaciones para los próximos años "sin mayores problemas", lo que requerirá de "bastante cocina política". "Yo espero tener un acuerdo, un consenso económico político que dé estabilidad. No creo que tenga que haber conflictos gratuitos. Vamos a tratar de hacerlo bien y creo que se va a conseguir", ha apuntado.
FISCALIDAD
En materia de fiscalidad, ha recordado que en 2014 entró en vigor una reforma tributaria de la que "hay que ir viendo todavía sus resultados". No obstante, ha manifestado que "la reforma fiscal o la idea de la reforma fiscal tiene que estar permanentemente en todos".
Al consejero le parece "difícil" bajar los impuestos en este contexto, aunque ha añadido que tampoco subirlos, porque incrementar determinado tipo de tributos puede "tener un impacto negativo" en la propia actividad económica. "En su momento habrá que hacer una reflexión, pero con serenidad y con cierto sosiego", ha añadido.
Ante la petición que viene formulando Confebask para modificar la fiscalidad empresarial, Pedro Azpiazu ha dicho que entiende que "cada uno defienda sus intereses y que les preocupe el Impuesto de Sociedades".
"Yo no tengo la impresión, no digo que no sea verdad, de que aquí el tipo del Impuesto de Sociedades sea excesivamente más alto que en otros lugares, pero estoy dispuesto a, si Confebask hace propuestas concretas, mirarlas con atención", ha apuntado.
Azpiazu ha añadido que todos deben ser conscientes de que, "para salir de esta situación", hay que "aportar recursos y las empresas tendrán que colaborar también en la salida de esta situación".
COYUNTURA ECONÓMICA Y EMPLEO
Por otra parte, el consejero ha afirmado que Euskadi se encuentra en una fase de crecimiento, pero todavía "no se pueden echar las campanas al vuelo" y hay que comprobar que "se consolida".
Además, ha destacado que el PIB vasco crece con "aumento de la productividad", que es un "crecimiento más sano, más estable", y que, "aunque ahora se cree un empleo algo menor, de cara a futuro es un modelo que va a generar más empleo". Por ello, confía en que la tasa de paro descienda por debajo del 10% al final de la legislatura.
En relación a la evolución de los salarios, ha apuntado que los trabajadores han "sufrido mucho" y ve "razonable que, en la medida en que la situación económica de las empresas lo permita, vayan recuperando una parte de ese sacrificio".
En el caso de los funcionarios, también ha destacado que han hecho un "esfuerzo importante" y ha indicado que su subida salarial en Euskadi "dependerá de lo que se establezca en los Presupuestos Generales del Estado".
Por otra parte, respecto a los sindicatos y, en concreto, a la estrategia de ELA de los últimos años, ha pedido a esta central, así como a otras organizaciones sindicales, "responsabilidad". "Pueden defender lo que tengan que defender, pero siempre desde un marco en el que no se rompan ni las reglas de juego, ni con el crecimiento ni el futuro de la economía", ha añadido.
El titular de Economía y Hacienda ha asegurado que tiene que haber un "compromiso firme", tanto de Kutxabank como de las fundaciones bancarias, "con las empresas, la actividad y este país".
A su juicio, Kutxabank quiere colaborar en impulsar la actividad económica y tener participación en empresas, pero tiene "una serie de limitaciones" para contar con participaciones industriales. En ese caso, ha defendido que, si se tienen que desprender de algunas, lo haga "de aquellas que puedan ser menos relevantes en este país" o, en su caso, que las fundaciones "puedan ir cogiendo parte de esas participaciones".