Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Azpiazu dice que en el acuerdo sobre el Cupo "nadie ha robado a nadie" y no tiene "nada de extorsión" a Montoro

No cree que se vaya a cuestionar el actual índice de imputación de cálculo del Cupo
El consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, ha calificado de "excelente" el acuerdo alcanzado con el Gobierno central sobre el Cupo y, tras asegurar que "nadie ha robado a nadie", ha indicado que ha sido un pacto que "nada tiene de gratuito y nada tiene de extorsión al ministro Montoro".
Azpiazu ha realizado estas manifestaciones en el desayuno informativo organizado por Adype, en el que ha ofrecido una conferencia bajo el título "Reflexiones desde la política para el mundo de la dirección. Mi forma de ver la gestión económica pública" y en el que también ha señalado que no cree que se vaya a cuestionar el actual índice de imputación de cálculo del Cupo establecido en el 6,24%.
En su intervención, se ha referido al reciente acuerdo alcanzado sobre el Cupo sobre las liquidaciones pendientes y la nueva ley quinquenal. En virtud del mismo, el Estado deberá devolver a Euskadi 1.400 millones y se ha fijado un Cupo provisional de 1.300 millones para este año, que será el Cupo base para el siguiente quinquenio.
Azpiazu, que ha apelado en su discurso al respeto a la identidad de todos los grupos sin descalificaciones de partida y ha defendido la cooperación para "avanzar en la solución de los problemas colectivos", ha asegurado que, precisamente, la actitud de "respeto, sinceridad y apertura" es la que desde el primer momento ha presidido la negociación en torno al Cupo.
"Desde el primer día transmití al ministro Montoro que nuestra actitud no era la de hacer valer una posición de fuerza, sino la búsqueda de un acuerdo que fuera satisfactorio para las partes y esto incluye una posición de respeto al trabajo y a los resultados de los dos equipos técnicos", ha añadido.
Esa actitud, según ha apuntado, no significa que "no existan dificultades", ya que había que "romper inercias de un pasado de desencuentros en el que ha existido una tendencia a adoptar posiciones de forma unilateral".
Azpiazu ha recordado que ha mantenido con el ministro más de 15 horas de reuniones e "innumerables" conversaciones telefónicas y, por su parte, los técnicos han trabajo "todavía muchas más horas para acercar posiciones y han hecho un trabajo extraordinario".
En este sentido, ha asegurado que se ha logrado un acuerdo "excelente y satisfactorio", con el que se ha "acabado con la incertidumbre financiera" que existía entre ambos gobiernos. "Hemos resuelto un problema enquistado en las relaciones financieras Euskadi-Estado desde 2011", ha añadido.
Por ello, cree que hay que felicitarse por haber "normalizado y regularizado" las relaciones financieras entre Euskadi y el Estado y, según ha subrayado, se ha hecho aplicando lo dispuesto en la Disposición Adicional quinta de la ley de Cupo 2007-2011. "Entramos en un periodo de estabilidad financiera", ha destacado.
"NADA DE EXTORSIÓN"
Azpiazu ha asegurado que este acuerdo, que "beneficia" a todos, "nada tiene de gratuito y nada tiene de extorsión" al ministro Cristóbal Montoro o al Gobierno central. "Se han hecho los números que se tenían que haber hecho antes", ha indicado el consejero, que ha defendido esos números los han elaborado los técnicos del Gobierno y del ministerio que "nada tienen de sospechosos de haberse prestado a una manipulación para que el Gobierno, no sé de qué manera, nos dé un dinero".
En este sentido, en referencia a las críticas desde algunos ámbitos a este acuerdo, ha afirmado que se tienen que ver estos "números con normalidad" y ha rechazado la "confusión" que se está dando porque "no es buena para nadie". Por ello, ha asegurado que "nadie ha robado a nadie" porque el acuerdo se ha hecho "con normalidad" y de acuerdo "a la legalidad"
A su juicio, hay que hacer "bastante pedagogía". Azpiazu ha asegurado que el que no ha querido entender lo que significa el Concierto, "no lo va a entender", pero ha asegurado que "no va contra nadie" y es un "sistema propio".
El consejero ha manifestado que los resultados vienen avalados por el "rigor técnico" en la aplicación del marco legal a los datos presupuestarios, tanto en lo que se refiere a la regularización de los ejercicios pasados como en la determinación del Cupo del nuevo año base de este 2017, en el que se inicia un nuevo quinquenio.
Ante la cuantía a devolver por el Estado a Euskadi (1.400 millones), ha señalado que esa es la cifra resultado de hacer una "lectura conjunta" de la disposición quinta, homogeneizando tanto los índices de actualización como el cupo del año base del quinquenio (2007). "La cuantía es elevada pero lo es porque el periodo de referencia es largo también", ha apuntado.
Ante el hecho de que inicialmente desde el Gobierno vasco se apuntará que esa cifra debían ser 1.600 millones, ha precisado que esa cifra era un cálculo que se derivaba "de la cuestión tendencial del pasado" pero "haciendo los números como corresponde, sale la cifra de los 1.400 millones".
COMISIÓN, 17 DE MAYO
Azpiazu ha indicado que el nuevo Cupo provisional para 2017 se aprobará en la Comisión mixta del Concierto económico, que se reunirá el 17 de mayo.
En la cita del 17 de mayo, también está previsto, según ha apuntado, que se cree un grupo de trabajo para solucionar el problema que se puede suscitar de merma de recaudación por el cambio de operativa de Mercedes Benz. Azpiazu cree que Montoro es consciente de la importancia de este problema y que tiene "voluntad" de buscar una solución a esta cuestión
Posteriormente, se reunirá nuevamente esta Comisión, en este caso, ya en julio, de cara a la aprobación de la nueva ley quinquenal, que confía en que esté aprobada este mismo año y en esa reunión se abordarán también cuestiones como pueden ser algunos puntos de conexión del actual Concierto Económico sobre aspectos tributarios.
Azpiazu ha indicado que la problemática en el cálculo del Cupo de la última década proviene de que la comisión mixta del concierto económico, ue se tenía que haber reunido a principios de 2011, de acuerdo con lo dispuesto en la disposición adicional quinta de la Ley de Cupo, para homogeneizar el índice de actualización y simultáneamente el cupo líquido del año base, no se llegó a convocar.
Por ello, según ha explicado, las discrepancias que impedían cerrar definitivamente los cupos de los citados ejercicios (2007-2016) se derivan de la "desviación" en el índice de actualización a que se refiere el artículo 10 de la ley quinquenal. "Esta desviación se produjo en 2011 debido a la cesión de tributos que se recogió en el presupuesto de ingresos del estado y a la no neutralización de su impacto en el cupo", ha añadido.
En relación al índice de imputación para el cálculo del Cupo, ha recordado que lleva establecido en el 6,24% desde 1981 y cree que, en este momento, recoge, "de forma bastante cercana" el peso de la renta en Euskadi a nivel del Estado. "Yo creo que es un índice que, en principio, no se va a cuestionar para el próximo quinquenio", ha apuntado.