Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Axesor eleva al 3,1% su previsión de crecimiento de la economía española en 2017 y al 2,8% en 2018

Prevé un paro del 17,9% este año y un déficit del 3,3%, dos décimas por encima del objetivo
Axesor ha revisado al alza su previsión de crecimiento para 2017, hasta situarla en el 3,1%, tres décimas más que la previsión anterior, y en cinco décimas la estimación para 2018, hasta el 2,8%, al tiempo que ha mejorado también la estimación de paro para este año (17,9%) y el año que viene (16%), de acuerdo con su último boletín trimestral de coyuntura económica.
La mejora de las estimaciones se explica en que la desaceleración económica vía consumo e inversión será "mucho más leve de lo que cabía prever a comienzos de año", y el temor presente a comienzos de año de un impacto negativo como consecuencia del encarecimiento del precio del petróleo "ha ido perdiendo fuerza" a lo largo del año.
Además, Axesor señala que la OPEP ha perdido capacidad de influencia en el mercado y sus esfuerzos por controlar el precio se han visto contrarrestados por el incremento de producción de países ajenos a la organización y la competitividad del 'shale oil' de Estados Unidos, que ya es rentable incluso por debajo de los 50 dólares.
Según Axesor, los futuros del petróleo dibujan un panorama "estable" y, de hecho, prevé que la contribución futura de los precios de la energía a la inflación sea muy limitada, con un IPC del 2,1% este año y para 2018 del 1,8%.
A su vez, destaca que al final los tipos de interés de largo plazo referenciados al bono español a 10 años acumulan una caída del 27% en lo que va de año, frene al acusado descenso de los tipos que se auguraba a principios de año.
"La economía española se ve beneficiada por dinámicas favorables como una fuerte creación de empleo e importantes facilidades de crédito, que hacen de acicate del consumo privado", destaca.
MEJOR PREVISIÓN DE PARO
Bajo estas circunstancias, Axesor también ha mejorado otras previsiones del cuadro macro, como la tasa de paro, cuya estimación baja una décima y se sitúa ahora en el 17,9% para 2017 y el 16% para 2018.
En sintonía, el crecimiento del empleo será este año del 2,7%, frente al 2,5% anticipado inicialmente, y del 2,4% para 2018.
Además, destaca que las exportaciones están exhibiendo un "gran dinamismo", al calor de la recuperación del comercio mundial, tanto dentro como fuera de la UE, con un crecimiento estimado del 7,7% en el segmento de exportaciones de bienes y servicios.
PREVÉ UN DÉFICIT DEL 3,3%, DOS DÉCIMAS POR ENCIMA DEL OBJETIVO
De igual modo, esta fortaleza económica permite mejorar sustancialmente la previsión de déficit público, que pasa para este año del 3,8% proyectado inicialmente a un 3,3% del PIB, aún dos décimas por encima del objetivo acordado con Bruselas.
La previsión de Axesor es que la actividad económica continúe a buen ritmo durante los próximos meses, ya que el crecimiento está siendo "muy equilibrado, con aportaciones positivas tanto de la demanda interna, como de la externa".
Sin embargo, señala que no se puede olvidar que la intervención del BCE está siendo clave para la expansión de la economía española, tanto vía menores tipos de interés, como en su labor de estabilidad financiera. Ante el eventual encarecimiento de los tipos, Axesor cree que afectará en primer lugar a empresas y hogares y posteriormente también terminaría repercutiendo en la deuda pública.
De igual forma, apunta que España tampoco cuenta con un amplio margen fiscal, que es otra "dificultad añadida" en ese escenario hipotético de alzas de tipos.
Por otra parte, considera es que es necesario rediseñar la Unión Económica y Monetaria y que sería prioritario sustituir el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que es incumplido sistemáticamente por los Estados miembros, por un nuevo procedimiento de quiebra soberana en la Eurozona que facilitara una renegociación ordenada de las deudas soberanas con los acreedores privados.
También ve necesario un presupuesto único para la eurozona, con una mayor dotación de recursos y un papel estabilizador para compartir riesgos económicos, así como un seguro europeo de desempleo basado en los principios de flexiseguridad y una armonización real y efectiva de las bases imponibles para las empresas, y completar la Unión Bancaria.