Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Australia impone un impuesto a los grandes bancos del país

Espera recaudar más de 4.000 millones en cuatro años
El Gobierno de Australia ha anunciado la imposición de una nueva tasa del 0,015% trimestral que gravará los depósitos de los cinco grandes bancos del país y con la que espera recaudar 6.200 millones de dólares australianos (4.213 millones de euros) en los próximos cuatro años.
"A partir del 1 de julio de 2017, el Gobierno impondrá una tasa a los grandes bancos de Australia con la que recaudará unos 6.200 millones de dólares australianos en cuatro años", anunció el responsable del Tesoro australiano, Scott Morrison, quien apuntó que supone "una contribución justa adicional" por parte de los grandes bancos al saneamiento presupuestario.
La tasa se aplicará a todas las entidades de depósito con pasivos de al menos 100.000 millones de dólares australianos (67.952 millones de euros) y este umbral será indexado al crecimiento nominal del PIB.
"La tasa es similar a medidas impuestas en otros países avanzados y complementará las reformas prudenciales que está implementando el Gobierno", añadió Morrison.
Asimismo, el responsable del Tesoro australiano añadió que al reducir la ventajas de costes de financiación de los mayores bancos australianos, la tasa también contribuirá a un escenario más equitativo para los bancos más pequeños y competidores no bancarios.
La medida afectará a los grandes bancos australianos, incluyendo Commonwealth Bank of Australia, Westpac Banking Corp, ANZ Banking Group, National Australia Bank y Macquarie Group.