Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Audiencia Nacional cuestiona la constitucionalidad de la Ley de Unidad de Mercado

((Rogamos sustituyan la anterior información sobre la cuestión de inconstitucional contra la Ley de Unidad del Mercado. Disculpen las molestias)) Da la razón a Aragón y pone en duda que se prohíba a las CCAA que planteen exigencias a empresas para obtener subvenciones públicas
((Rogamos sustituyan la anterior información sobre la cuestión de inconstitucional contra la Ley de Unidad del Mercado. Disculpen las molestias))
Da la razón a Aragón y pone en duda que se prohíba a las CCAA que planteen exigencias a empresas para obtener subvenciones públicas
La Audiencia Nacional ha planteado al Tribunal Constitucional una cuestión de inconstitucionalidad sobre la ley estatal de Garantía de Unidad de Mercado y, en concreto, sobre uno de sus artículos en los que se prohíbe a las comunidades autónomas que exijan que las empresas cuenten con locales físicos en la región para poder acogerse a subvenciones públicas para formación.
La Sección Sexta cuestiona este precepto antes de resolver el recurso que presentó la Abogacía del Estado contra una Orden de 7 de agosto de 2015 de la Consejería de Economía de la Comunidad de Aragón por la que se aprobaba la convocatoria para conceder subvenciones públicas destinadas a planes de formación de empleados en la mencionada comunidad autónoma.
Aragón exigía, entre otros requisitos, que las empresas solicitantes tuvieran locales establecidos en su territorio, exigencia que calificó de proporcionada y razonable pues para impartir la formación, es necesario, incluso en los casos de formación a distancia, contar con locales en el territorio.
La Abogacía del Estado, apoyándose en el citado artículo --18.2 a) 1º de la LGUM-- que prohíbe fijar requisitos discriminatorios para acceder a una actividad económica, recurrió la Orden de la Comunidad de Aragón, al entender que exigir centros físicos en la Comunidad Autónoma limita en todo caso la libertad de establecimiento y la libertad de circulación.
El espíritu de la Ley 20/2013 de Unidad de Mercado persigue facilitar la libertad de circulación y establecimiento de las personas, así como la libre circulación de bienes en todo el territorio español. La mencionada Ley no se aprobó como trasposición de la Directiva europea de 2006/123/CE de 12 de Diciembre cuya finalidad era eliminar las trabas para el libre comercio dentro de la Unión Europea, pues eso se hizo mediante la Ley 17/2009 de 23 de noviembre.
PROFUNDIZAR MÁS DE LO EXIGIBLE
En su auto en el que plantean la cuestión de inconstitucionalidad los jueces consideran que la mencionada Ley más que una trasposición del derecho privado europeo constituye una profundización de sus principios, más allá de lo que nos era exigible y que provoca un conflicto con el Estado de las Autonomías. Los jueces hacen constar que están pendientes de resolución varios recursos de inconstitucionalidad planteados por varias comunidades autónomas sobre esta cuestión.
Una vez analizada la doctrina del Tribunal Constitucional sobre el concepto de unidad de mercado, los magistrados advierten en el caso concreto analizado , un riesgo de vaciamiento de las competencias que la propia comunidad autónoma tienen sobre la materia y que vienen recogidas en los artículos 149.1 y 149.7 de la Constitución Española y en el artículo 77.2 del Estatuto de Autonomía de Aragón. Los magistrados consideran que no pueden pronunciarse sobre el fondo del recurso hasta dilucidar la presente duda de constitucionalidad.