Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Astilleros Murueta y Naviera del Nervión toman el control de la gestión de La Naval de Sestao

Astilleros Murueta y Naviera del Nervión han alcanzado una posición mayoritaria en el Consejo de Administración de La Naval de Sestao (Bizkaia) durante la Junta General de Accionistas del astillero celebrada este lunes, en la que se ha modificado su composición.
Según lo acordado en la Junta, el máximo órgano de gobierno de la sociedad ha quedado reducido a cuatro miembros y tendrá como misión principal dirigir "el proceso de reflotamiento del astillero".
Fuentes próximas a la operación han asegurado que éste es "un primer paso de implicación, respaldo y compromiso" de ambos accionistas con la puesta en marcha del "plan de reactivación" diseñado por el nuevo equipo que ha asumido la dirección ejecutiva del astillero.
Las mismas fuentes han precisado que este constituye "un paso previo" a la "inyección concreta" de nuevo capital que se formalizará en una próxima Junta de Accionistas y que será "la base para impulsar ese plan de reactivación".
Según han puntualizado, la nueva aportación financiera de los socios que ahora asumen la gestión está condicionada al "apoyo expreso" que deberán ofrecer al plan de reactivación del astillero "otros agentes implicados", como los armadores de los buques en construcción, con los que es preciso fijar unas condiciones de entrega "realistas".
También es necesario el respaldo de las entidades bancarias, con las que es preciso llegar a un acuerdo de financiación de la construcción de los barcos contratados.
En la actualidad, La Naval de Sestao --el mayor astillero privado de España--, tiene en proceso de construcción cuatro buques, con un plazo de entrega de hasta 2019, así como "otras opciones avanzadas que podrían garantizar carga de trabajo para los próximos tres años".