Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arthur D. Little recomienda eliminar trabas fiscales y regulatorias y favorecer inversión en telecos

La consultora también considera necesario un Plan de Digitalización en España para el sector siga aportando valor al país
Una revisión de la fiscalidad, favorecer la inversión y el despliegue de redes, revisar el marco regulatorio para garantizar los mismo derechos y obligaciones a todos los actores del mundo digital y elaborar un Plan de Digitalización son algunos de aspectos claves que, según la consultora Arthur D. Little, son imprescindibles para que el sector de las telecomunicaciones siga aportando valor al país.
En la presentación del informe 'El sector de las telecomunicaciones en la economía española' en un Encuentro Informativo de Europa Press, el presidente de Arthur D. Little, Carlos Mira, ha incidido en el papel fundamental que juegan los operadores en el proceso de "revolución digital" que está generando cambios "exponenciales" que obligan a "conducir mirando hacia adelante" y no "al espejo retrovisor".
A este respecto, ha remarcado que uno de los retos al que se deben enfrentar los operadores es adecuar Internet para el mundo digital para que sea "realemente vertebrador".
En este contexto, Mira ha hecho hincapié en la necesidad de establecer un modelo de sector sostenible, lo que implica revisar la fiscalidad del sector, reduciendo las tasas y sobregravámenes específicos a nivel local, autonómico y nacional, así como garantizar la unidad de mercado eliminando trabas administrativas.
En este sentido, el informe recoge que los operadores de telecomunicaciones soportan el 88% de la carga impositiva del ecosistema digital y hacen frente a más de 20 tasas singulares, tanto nacionales como locales, aparte del Impuesto de Sociedades.
Asimismo, Mira ha agregado que el nuevo modelo también debe favorecer la inversión y el despliegue de infraestructuras de telecomunicaciones, incentivando fiscalmente el despliegue, y dar visibilidad a un nuevo modelo de gestión independiente de infraestructuras móviles, de TDT, de Internet de las Cosas y de small cells.
Lo operadores han invertido de medio en los últimos años alrededor de 4.100 millones de euros en redes, cifra superior a la de otros sectores como como las carreteras o la infraestructura ferroviaria, teniendo en cuenta además que los ciclos de inversión en este sector son más cortos debido a la continua innovación tecnológica.
De hecho, la inversión total del sector en infraestructuras desde 2010 supera los 25.000 millones, frente, por ejemplo, a los 10.000 millones que costaron conjuntamente el AVE Madrid - Barcelona y la Termina 4 del Aeropuerto de Adolfo Suarez Madrid-Barajas.
REVISIÓN DEL MERCO REGULATORIO.
Asimismo, también aboga por revisar el actual marco regulatorio para adaptarlo al nuevo entorno europeo que emana del Mercado Único Digital, lo que implica reducir las actuales obligaciones y cargas regulatorias del sector, establecer un marco más equilibrado que garantice los mismos derechos y obligaciones a todos los agentes del ecosistema digital en todos los ámbitos y elaborar un plan sobre política de gestión del espectro previsible que este alineado con lo establecido por la UE.
A este respecto, Mira ha subrayado que los operadores hacen frente a obligaciones que otros sectores que prestan los mismo servicios, como WhastApp o Facebook no tiene que obedecer, como normativas de despliegue, financiación de actividades ajenas o protección del consumidor y de datos y secreto de las comunicaciones.
En este contexto, Arthur D. Little también cree que será necesario eliminar la regulación sectorial cuando exista regulación horizontal transversal que afecta a todos sectores económicos y, mientras tanto, acelerar el desarrollo reglamentario y aplicación de la Ley General de Telecomunicaciones.
El informe argumenta que avanzar en el desarrollo de la Ley es necesario para que comunidades autónomas y municipios cumplan sus disposiciones y faciliten el despliegue, ya que la operadores deben hacer frente actualmente a "multitud de trabas administrativas" que dificultan, retrasan y encarecen" los despliegues de infraestructuras.
PLAN DIGITALIZACIÓN PARA ESPAÑA.
Por otro lado, Arthur D. Little ha incidido en que para que el sector de las telecomunicaciones pueda seguir aportando valor a la economía es necesario que el Gobierno elabore un Plan para la Digitalización en España que actualice la actual Agenda Digital para España, con el fin de promover la transformación digital de la sociedad y de la economía.
Para ello el plan debe abordar varios aspectos como fomentar el binomio educación y capacitación digital como garantía de empleabilidad a futuro, incrementar la inversión en I+D+i como factor de crecimiento de productividad y competitividad empresarial y promover el desarrollo de un ecosistema de empresas digitales nacionales, ya sea transformando las actuales o impulsando la creación de otras nuevas.
Asimismo, debe impulsar políticas de demanda para la digitalización de la economía mediante, por ejemplo, el lanzamiento de macro-proyectos tractores y transversales de digitalización que aceleren el liderazgo digital de España. Además, este plan se debe comunicar y difundir con "una ambiciosa campaña de sensibilización" por parte de la Administración.
Mira reivindica el papel "fundamental" que juegan las empresas de telecomunicaciones para la sociedad, las empresas y la administración, ya que el sector supone un 2% del PIB español y 546.000 empleos, y alerta del papel clave que tendrán en el futuro, ya que su inversión puede elevar el PIB español en al menos un 1,02%.