Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kirchner guarda silencio sobre la supuesta expropiación de YPF, filial de Repsol

España muestra su malestar y afirma que habrá "consecuencias" si se nacionaliza la filial

Aunque se esperaba, finalmente la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner no se refirió ayer noche al supuesto proyecto enviado al Parlamento por el cual se expropiaría el 50,01% de YPF, donde Repsol tiene el 57,4% de las acciones. Hasta siete provincias han prohibido a la petrolera explotar sus pozos de petróleo, la excusa recurrente la falta de inversiones de la multinacional española justo cuando ha hecho las mayores inversiones de su historia.
Según la prensa argentina el plan para comprar parte de las acciones está ya en el Congreso aunque el precio está por determinar. La compañía vale ahora un tercio menos que a principios de año, todo por la incertidumbre sobre su futuro a raíz del goteo de retirada de licencias.
Por su parte, el ministro de Industria, Energía y Turismo de España, José Manuel Soria, ha sido contundente: "Por tanto, el Gobierno de España lo que sí dice es que si hay esos gestos de hostilidad, estos traen consigo consecuencias".