Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arcelor reabre la Acería de Sestao este viernes tras permanecer parada desde febrero

Confía en "su viabilidad a corto y medio plazo"
Arcelor reabrirá este viernes la Acería Compacta de Bizkaia (ACB) en Sestao tras permanecer cerrada desde el pasado mes de febrero por la situación de pérdidas que arrastra la planta viacaína, y confía "en su viabilidad a corto y medio plazo". La acería producirá alrededor de 10.000 ó 12.000 toneladas al mes, y únicamente se trabajará durante los fines de semana.
Arcelor Mittal decretó el pasado 4 de febrero una parada temporal indefinida de la planta debido a las dificultades para competir con el acero chino y por el elevado precio de la energía.
Tras casi siete meses de inactividad, la empresa ha decidido finalmente reabrir la factoría después de alcanzar un acuerdo con los trabajadores y confiar en que podrá beneficiarse de ayudas del Gobierno vasco, que siempre ha exigido garantías de mantenimiento de la actividad.
La compañía presentó un plan industrial para reabrir la planta, con el objetivo de producir entre 10.000 ó 12.000 toneladas al mes, pero con la mitad de la plantilla y trabajando únicamente los fines de semana con turnos de 12 horas. Finalmente, los trabajadores dieron el visto bueno a este planteamiento y en los últimos meses, Arcelor ha estado inmersa en una negociación con el Gobierno vasco para tratar de lograr su compromiso en la concesión de ayudas.
Inicialmente, Arcelor tenía previsto reabrir a mediados de julio, pero la falta de ese acuerdo con el Gobierno le llevó a aplazar la reapertura de la planta.
Finamente, el pasado 22 de agosto anunció que se daban las condiciones definidas en su plan de negocio para retomar la actividad y confiaba en lograr la rentabilidad a corto y medio plazo. Un total de 140 trabajadores, de una plantilla de 290, se reincorporarán a la factoría, con una estimación de producir entre 10.000 y 12.000 toneladas al mes, con unos turnos de 12 horas durante los fines de semana.
Este viernes volverá a la actividad, con grupos de 35 trabajadores por turno. El primer turno trabajará de siete de la tarde a siete de la mañana y en las primeras horas se procederá a arrancar la instalaciones y será a partir de las doce del mediodía cuando se empezará a fundir el acero en el horno.
En declaraciones a Europa Press, la empresa ha destacado que esta reapertura es positiva y ha insistido en que ha sido posible después del "esfuerzo" de todas las partes, los trabajadores, las instituciones y la propia empresa.
Arcelor ha subrayado que se ha puesto encima de la mesa un plan de negocio que asegura "la viabilidad a corto y medio plazo". La empresa ha indicado que tendrán la puesta vista en lo que ocurra en Europa, tanto en relación a las medidas antidumping contra el acero chino como a la decisión que se adopte respecto de si se considera a China como economía de mercado.
La empresa ha señalado que pretenden mejorar el proceso y los productos específicos que desarrolla la acería, reduciendo el espesor en los aceros especiales que se destinan al sector del automóvil. Además, se trabajará en potenciar la I+D con el objetivo de desarrollar nuevos productos para abrir mercados e incrementar su cartera de pedidos.
COMITÉ DE EMPRESA
Por su parte, el presidente del comité de empresa, Juan Carlos Díaz, ha manifestado, en declaraciones a Europa Press, que, en principio, el hecho de que la planta vuelva a producir es "positivo", aunque ha admitido que les hubiera gustado que fueran otras las condiciones en las que arranca la acería, tanto por el volumen de producción como por el sistema de calendario de trabajo.
El presidente del órgano de representación de los trabajadores ha emplazado a constatar la evolución en los próximos meses para ver a final de año los resultados de la ACB. En este sentido, ha señalado que, si hay una buena evolución, el comité "presionará" para lograr un tercer equipo de trabajo, una de las reivindicaciones de los sindicatos. Ello, según ha asegurado, permitiría "cambiar muchísimo" el calendario de trabajo.
Díaz, que no se aventura a pronosticar qué es lo que va a pasar, ve difícil que se pueda llegar a las 60.000 toneladas mensuales a principios de 2017.
Por su parte, el Gobierno vasco considera un "primer paso" la reapertura de la ACB pero entiende que el objetivo es llegar a "una situación normalizada" en la planta de la localidad vizcaína.