Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aprobado en Pleno el techo de gasto en Galicia con el apoyo del PP, "poco ambicioso" para la oposición

Facenda espera acabar la legislatura con una capacidad en el entorno de los 10.000 millones "y sin recurso a la deuda"
El Parlamento gallego ha aprobado, solo con el respaldo del PPdeG, el techo de gasto para la comunidad autónoma para 2018, que asciende a 9.487 millones de euros, un límite que la oposición ha visto "falto de ambición", por lo que ha votado en contra.
En su intervención al arranque del pleno extraordinario de la Cámara autonómica, el conselleiro de Hacienda, Valeriano Martínez ha destacado que el objetivo de la Xunta es que, al acabar la presente legislatura, en 2020, la capacidad de gasto de Galicia se sitúe en el entorno de los 10.000 millones de euros "y sin recurso a la deuda".
Martínez ha recordado los datos que ya ofreció el pasado viernes, tras dar el visto bueno al techo de gasto el Consello, que sitúan el incremento de la capacidad de gasto en un 5,4% con respecto a la inicial del pasado año, y en un 2,9% en comparación con la que tiene la Xunta en la actualidad. Serán, así, 490 millones de euros más, 261 millones más que las cuentas actualizadas.
Sin olvidar que "aún queda mucho por hacer" para que "la inmensa mayoría de los gallegos se beneficie" de una recuperación que ha visto "cada vez más consolidada", el conselleiro ha reivindicado contar con una "estrategia clara".
Además, ha defendido como un "hecho diferencial" que el Gobierno gallego "pide autorización" en el Pazo do Hórreo en relación con el techo de gasto, algo que también ha traído a colación el portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, al resaltar que esta medida "apenas se debate".
DEBATE
De esta forma, y ya en el turno de los grupos, el portavoz de En Marea, Luís Villares, ha afirmado que "techo de gasto significa que si hay que escoger entre pagar medicamentos o pagar a Merkel, se escoge a Merkel, y eso no puede ser", según ha remarcado, en contra de un modelo que vincula a la "austeridad".
Por su parte, el portavoz de los socialistas gallegos en el Pazo do Hórreo, Xoaquín Fernández Leiceaga, ha propuesto una nueva fiscalidad, más progresiva, frente a un techo de gasto que ha tildado de "insuficiente".
En cuanto a la portavoz del BNG, Ana Pontón, ha cargado contra el "reparto injusto" y el "disparate centralista" con que identifica este modelo de limitación del gasto, un "corsé", en su opinión, que "impide utilizar todos los recursos para apostar por que nadie quede atrás".
Sin embargo, el portavoz de los populares gallegos en el Parlamento, Pedro Puy, ha criticado que la oposición vea el "apocalípsis total" en este techo de gasto, del que ha valorado que da cuenta, desde su punto de vista, de la "estabilidad" de Galicia, también en el ámbito financiero.
NO CRECE TANTO COMO EL PIB
Toda la oposición ha coincidido en señalar que el incremento del techo de gasto es inferior al previsto para la evolución de la economía (del 3,1% tras ser actualizado), y también han lamentado la evolución del paro, que, si bien se reduce, han atribuido a una caída de la población activa.
Igualmente, han reclamado medidas para que los jóvenes emigrados retornen a Galicia, y han exigido políticas que incentiven la formación y la inversión en investigación y desarrollo.
Asimismo, han tenido presente el nuevo modelo de financiación autonómica planteado por un equipo de expertos, que ha generado distintas impresiones.
Por un lado, Villares ha valorado que en base a esta propuesta "debería bascular" hacia la búsqueda de mayores ingresos.
En su turno, Leiceaga ha pospuesto un análisis pormenorizado de este tema hasta, supone, el mes de septiembre; mientras que Pontón ha tildado de "auténtico disparate" avalar un documento que "lejos de avanzar en la capacidad fiscal y financiera, abre la puerta a que Galicia pueda tener menos ingresos".
"MÁS PAPISTAS QUE EL PAPA"
Para Villares, el techo de gasto es "poner el dinero por encima de la gente", e implica que paguen "justos por pecadores". En este sentido, ha asegurado que la cifra responde a la "falta de rigor" de una Xunta "empeñada en no satisfacer los derechos fundamentales" de los gallegos.
Leiceaga, aunque ha mostrado su "acuerdo" con el principio de estabilidad presupuestaria, ha trasladado su oposición a este techo en concreto porque, según ha argumentado, la Xunta "cumple" con la limitación de gasto, pero "no" lo hace en lo referente a dinamización económica, con fomento de contratos indefinidos e I+D, por ejemplo.
Pontón ha acusado a la Xunta de ser "más papista que el Papa" al establecer un techo de gasto que es "ideología neoliberal" puesto que "limita la capacidad e real de actuación del Gobierno".
Puy, por último, se ha exhibido "relativamente satisfecho" y "contento" porque Galicia "demuestra" que tiene "estabilidad" y "una mayoría amplía y sólida". A mayores, se ha preguntado si "algunos aprendieron algo de la crisis", tras comentar que el empleo evoluciona "razonablemente bien".
FRANCO Y VENEZUELA
Al margen de este debate, el portavoz de En Marea ha hecho referencia en su discurso a las fundaciones, que "las carga el demonio", para censurar que "la fundación Adolfo Hitler" esté "gestionando el Pazo de Meirás". "Quería decir Francisco Franco, que es mucho más elegante y democrático que Adolfo Hitler", ha ironizado.
Por su parte, Pedro Puy ha mencionado la situación de Venezuela para culpar a la oposición de "defender" la "represión" que se está dando en aquel país, "que no está pasando su mejor momento".