Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampliación) Funcas revisa tres décimas al alza su estimación de PIB para 2017, hasta el 2,8%

La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) ha revisado tres décimas al alza, hasta el 2,8%, su estimación de PIB para 2017, una décima más que la previsión del Gobierno, debido al mejor comportamiento de los distintos indicadores en el primer trimestre del año y por una evolución más favorable de lo previsto de los mercados internacionales.
En concreto, destaca que el mayor dinamismo de las exportaciones de lo estimado inicialmente y del consumo privado explican la revisión al alza de tres décimas para PIB en el conjunto de España, según el director general de Funcas, Carlos Ocaña, y el de coyuntura y estadística, Raymond Torres, durante la presentación de las previsiones en Santiago de Compostela.
Además, la fundación prevé que se creen en toda España 450.000 empleos en 2017, lo que permitirá reducir la tasa de paro en 2,1 puntos porcentuales, hasta el 17,5%, el nivel más bajo desde 2008.
Por comunidades autónomas, Madrid, Baleares, Cataluña y Galicia son las que más crecerán, por encima de la media, con un crecimiento del 3,3% en el caso de la capital, el 3,2% de Baleares, el 3% de Cataluña y el 2,9% de Galicia.
Tras la revisión de sus cálculos, Funcas estima que la economía española crecerá este año un 2,8%, lo que supone una desaceleración "menos acusada de lo esperado", según ha incidido el director general de la entidad, Carlos Ocaña.
Pese a todo, la fundación espera un debilitamiento de la economía, especialmente durante la segunda parte del año, por el impacto del repunte de la inflación en la renta real de los hogares y por las expectativas de que la prórroga de los Presupuestos (a la espera de la aprobación de unos nuevos) afecte al consumo de las administraciones y a la inversión pública.
En cuanto al empleo, prevé la creación de casi 450.000 puestos de trabajo, lo que permitiría reducir la tasa de paro en 2,1 puntos, hasta el 17,5%, el nivel más bajo desde 2008.
Como consecuencia, el déficit se reducirá, aunque "probablemente", según Funcas, "no lo suficiente para alcanzar el objetivo del 3,1% del PIB" de este año.
POR CC.AA.
En este contexto de moderada desaceleración, Madrid, Baleares, Cataluña y Galicia son las cuatro que más crecerán este año, por encima de la media. En el caso de las tres primeras, los crecimientos superarán o igualarán la barrera del 3%.
Las comunidades con mayor ritmo de crecimiento se caracterizan por su potencial exportados y se verán beneficiadas por la mejora de las perspectivas para la economía mundial. Además, cuentan con una situación fiscal favorable, lo que les otorga margen para apoyar demanda y actividad.
Por el contrario, aquellas que tienen ajustes pendientes presentan menores tasas de actividad. Es el caso de Extremadura y Asturias, cuyo PIB crecerá el 1,9% y el 2%, respectivamente. Estas comunidades, según Funcas, no consiguen aprovechar el auge exportador.
Pese a la desaceleración generalizada, hay autonomías que experimentarán una aceleración, como La Rioja, Cantabria y Asturias, lo que permitirá, de acuerdo con los cálculos de Funcas, una "leve reducción" de las desigualdades económicas territoriales.
El mapa del desempleo en 2017, mientras, muestra la persistencia de "importantes diferencias". La tasa de paro se sitúa entre el 10% y el 12% en Baleares, Navarra, La Rioja y País Vasco. Por el contrario, Canarias y las comunidades del este y del sur peninsular mantienen tasas elevadas, en algunos casos superiores al 26%.
Estas desigualdades, según alerta Funcas, se han acentuado desde 2007. Antes del inicio de la crisis, la tasa más elevada era del 13% (Extremadura) y la más baja del 4,7% (Navarra).
Ante esto, aconseja políticas "coordinadas" para mejorar las perspectivas de inversión, formación e inserción laboral en las comunidades más desfavorecidas. "El debate sobre la reforma de la financiación autonómica representa una buena oportunidad para conseguir este doble objetivo", resalta.