Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Los depósitos de los hogares y empresas crecieron en 6.600 millones (+0,67%) en mayo

Los depósitos de hogares y empresas residentes en España se incrementaron en 6.600 millones de euros en el mes de mayo o, lo que es lo mismo, un 0,67% más, hasta los 994.100 millones de euros, según los datos provisionales publicados este jueves por el Banco de España.
Los depósitos de los hogares se situaron en 766.300 millones de euros, un 0,2% menos que el mes anterior, mientras que los depósitos de las sociedades no financieras alcanzaron los 227.800 millones, 8.200 millones de euros más que en abril (+3,73%).
En términos interanuales, los depósitos de empresas han crecido un 11,34%, mientras que los depósitos de hogares lo han hecho en un 0,83% a pesar de que el tipo fijo de depósito fijado por el Banco Central Europeo (BCE) se sitúa en el -0,4% desde marzo de 2016
De este modo, los depósitos han experimentado un repunte en el mes de mayo a pesar del retroceso del 0,72% del mes anterior en un contexto en el que los bajos tipos de interés provocan que las entidades financieras ofrezcan bajas rentabilidades por este tipo de productos.
Según los datos del organismo que encabeza Luis María Linde, los depósitos del total de los residentes en España se situaron en 1.387,3 billones en mayo, frente a los 1.383,5 billones de abril (+0,27%).
El importe de residentes en España más los que están en el extranjero alcanzó los 1,423,9 billones, un 0,18% más que en el mes previo.
CONFIANZA
A propósito de los datos facilitados por el Banco de España, el portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB), José Luis Martínez Campuzano, considera que el ligero repunte de los depósitos en mayo se explica por la "confianza" de los clientes hacia sus respectivas entidades, lo que compensa la baja rentabilidad.
"Su escasa rentabilidad, en un contexto de tipos de interés oficiales nulos fijados por el BCE, y con un coste del 0,4% en los propios depósitos de los bancos, se ve más que compensada por la confianza y seguridad de los clientes hacia sus entidades", ha esgrimido Campuzano.