Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) El consorcio del AVE a La Meca logra catorce meses más para acabar la obra

Alcanza un acuerdo con Arabia por el que además recibirá 150 millones para compensar sobrecostes
El consorcio de empresas españolas encargado de construir el AVE entre La Meca y Medina ha alcanzado un acuerdo con el Gobierno de Arabia Saudí por el que ha logrado un plazo adicional de catorce meses para acabar el proyecto que logró en 2011, uno de los mayores conseguidos en el exterior y que está estimado en unos 6.700 millones de euros.
De esta forma, las empresas españolas deberán concluir y entregar el denominado 'AVE del Desierto' en marzo de 2018 en vez de a principios de 2017 como estaba previsto inicialmente, según informaron a Europa Press en fuentes del consorcio.
En virtud del acuerdo, el grupo español ha logrado asimismo que Arabia reconozca y pague un importe de 600 millones de riyals (unos 150 millones de euros) para saldar todos los sobrecostes generados por la obra desde su inicio.
El acuerdo se ha alcanzado tras un año de negociación y en las reuniones que una delegación del consorcio, encabezada por su presidente y también presidente de Renfe, Pablo Vázquez, han mantenido durante esta semana en Arabia, desde el pasado sábado y hasta ayer jueves.
Esta delegación mantuvo su viaje al país y su calendario de reuniones a pesar de que el Rey Felipe VI tuvo que suspender la visita oficial que iba a realizar a Arabia el pasado fin de semana al fallecer un familiar del monarca árabe.
El pacto ha sido ya firmado por el consorcio español y por la Saudí Railways Organization (SRO), firma promotora del proyecto, y sólo está pendiente de ratificación por parte del Gobierno de Arabia.
En cuanto a los plazos de puesta en marcha del AVE, el acuerdo contempla el compromiso de las empresas españolas de adelantar al 31 de diciembre de 2017 el inicio de la explotación del grueso de la línea de forma puntual, esto es, para servicios charter o viajes concretos.
Esta puesta en marcha de 'bajo nivel' servirá además para testar y probar la línea, que por entonces aún no incluirá una de las cinco estaciones que comprende y el ramal que conecta al aeropuerto, dado que todavía no estarán listos.
SIN SANCIONES.
Asimismo, el pacto permite al consorcio español sortear el riesgo de sanciones por retrasos en la conclusión de las obras que fija el contrato. Para ello, se modificará la fecha de entrega que figura en el contrato original para que conste el nuevo plazo.
Al eximir de penalizaciones al grupo español, Arabia reconoce que el retraso del proyecto es consecuencia de la demora acumulada en la primera fase del proyecto, la de construcción de la plataforma, de la que se ocupa un grupo de empresas chinas y árabes.
BORRÓN Y CUENTA NUEVA.
El acuerdo también recoge el compromiso de ambas partes de no volver a plantearse reclamaciones respecto a la obra ya ejecutada, de forma que, en su caso, solo se realizarán observaciones respecto de la parte que queda por acometer.
Además, supone cerrar el proceso de arbitraje que se había emprendido para dirimir sus diferencias, con lo que el mediador nombrado por el consorcio español dejará de prestar servicio a las empresas.
El consorcio manifestó su satisfacción ante un acuerdo que ofrece un "horizonte claro para la terminación de la obra". "Se trata de un importante paso para culminar un gran proyecto de ingeniería, bandera de la 'Marca España' y que demuestra el liderazgo de nuestras empresas a escala mundial", destacó de su lado el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna.
PROYECTO HISTÓRICO 'MARCA ESPAÑA'.
El contrato que el consorcio español logró a finales de 2011 corresponde a la segunda fase del AVE y comprende la colocación de las vías de la línea y la instalación de toda su superestructura (electrificación, seguridad, comunicaciones y otros sistemas), además de su posterior explotación.
En la actualidad, se ha completado ya la colocación de vías en tres de los seis tramos de la línea, de 450 kilómetros de longitud, y tiene muy adelantado el trabajo en otros dos. El tramo restante se acaba de recibir del grupo chino. En paralelo se van instalando los sistemas y la electrificación.
El consorcio adjudicatario está compuesto por las empresas públicas dependientes de Fomento Ineco, Renfe y Adif, y las privadas OHL, Cobra (ACS), Indra, Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imathia, Inabensa y Talgo, esta última encargada de suministrar los trenes.