Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Santander ha recuperado ya 6.500 millones en depósitos de los 20.000 perdidos por Popular

Santander ha recuperado ya unos 6.500 millones de euros de los 20.000 millones de euros que perdió Popular entre diciembre del año pasado y el 7 de junio, el día de la resolución decretada por la Junta Única de Resolución (JUR).
"El banco perdió, básicamente, 20.000 millones de euros en depósitos desde diciembre hasta la fecha de la resolución y, a fecha de ayer, se han recuperado 6.500 millones de euros", ha explicado el consejero delegado de la entidad presidida por Ana Botín, José Antonio Álvarez, durante la presentación de los resultados semestrales de Santander, que reflejan un beneficio atribuido de 3.616 millones de euros, lo que supone un 24% más que en el mismo periodo del año anterior.
Álvarez se ha mostrado "satisfecho" de cómo ha evolucionado la actividad de negocio de Popular desde su absorción por Santander y ha apuntado que "el momento del ciclo" de la economía española "facilitará la transición".
El directivo ha asegurado que "se recupera siempre más rápido, por volumen, la parte corporativa e institucional" que la de particulares y ha puesto en valor que la recuperación de los depósitos de pymes ha sido "particularmente intensa". "En cuanto a particulares nos llevará más tiempo", ha señalado Álvarez, en cuya opinión la acción comercial puesta en marcha para compensar a los accionistas de Popular "tendrá un impacto significativo" en la recuperación de depósitos.
El 'segundo espada' de Santander ha explicado que, al día siguiente de la resolución, la entidad tenía el objetivo de "estabilizar la liquidez del banco", para lo cual se inyectaron unos 13.000 millones de euros para cumplir con la ratio de liquidez y repagar la línea de emergencia (ELA) de la que disponía Popular de unos 4.000 millones de euros.
Según Álvarez, en ese momento se comenzaron a revisar los acuerdos de 'joint venture' con los que contaba Popular, si bien solamente se ha tomado una decisión respecto a Aliseda, cuyo 51% recompró Santander a principios de mes.
"El elemento más importante era la recuperación de la franquicia comercial y estamos contentos de cómo se está recuperando", ha señalado Álvarez, que ha puesto en valor que "se ha recuperado el flujo del crédito" de Popular, que en el momento de la adquisición "tenía las cañerías vacías".
En este sentido, ha matizado que "cuando uno tiene problemas de liquidez lo último aconsejable es dar crédito". "La actividad crediticia está bastante parada y ahora la actividad crediticia es normal", ha señalado. "Los niveles de producción del crédito son normales", ha reiterado.
LA COMPENSACIÓN A ACCIONISTAS SE MATERIALIZA EN SEPTIEMBRE.
En relación con el mecanismo de compensación que Santander ha establecido para algunos accionistas de Popular, Álvarez ha explicado que "se materializará a partir de septiembre", dado que implica la emisión de un bono y, por tanto, un registro del instrumento en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
Concretamente, Santander compensará con "bonos de fidelización" a los clientes minoristas de Popular que adquirieron acciones de la entidad entre el 26 de mayo y el 21 de junio de 2016, aunque para acceder a la oferta se deberá renunciar a emprender acciones legales contra el banco cántabro.
Para sanear Popular, Santander ha aplicado un ajuste patrimonial por importe de 12.400 millones, que se desglosa en 7.200 millones de euros para sanear sus ajustes patrimoniales, 4.300 millones de euros en concepto de deducciones de capital --fondo de comercio, intangibles y créditos fiscales-- y otros 700 millones de euros derivados de la acción comercial para compensar a los accionistas de Popular. Además, aplica un ajuste de 200 millones de euros en concepto de "otros".
Adicionalmente, el banco que preside Ana Botín calcula que la resolución de Popular provocó que la entidad se anotase un impacto negativo de 12.000 millones de euros tras la intervención del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) y las autoridades comunitarias.
Por otra parte, Álvarez ha defendido que todo el que quiera defender unos intereses que "considere dañados por la resolución" de Popular "puede ir a los tribunales", pero ha explicado que la entidad no tiene más provisiones para litigios.