Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Sacyr liquida 213 millones de la deuda de Repsol al empeñar un 1,4% de la petrolera en deriva

Recorta en un 16% este pasivo y se blinda ante el riesgo del precio de petróleo
Sacyr ha pagado anticipadamente 213 millones de la deuda que tiene asociada a la participación del 8,5% que ostenta como segundo accionista de Repsol, con lo que ha recortado un 16% este pasivo hasta situarlo en 1.033 millones de euros, según informó la compañía de construcción.
El grupo que preside Manuel Manrique ha obtenido los fondos para realizar esta amortización al firmar con el Santander una operación de derivados con parte de los títulos de la petrolera.
En concreto, la constructora ha logrado la financiación poniendo como garantía 20 millones de acciones de Repsol equivalentes a un 1,4% del capital de esta empresa y al 16% de la participación total de Sacyr.
Sacyr, que mantiene los derechos sobre toda su participación del 8,5% en la compañía que preside Antonio Brufau, enmarca la operación en su estrategia de reducir su endeudamiento y recortar los riesgos asociados a su inversión en la petrolera, especialmente los derivados de las variaciones del precio del petróleo.
Además, el grupo constructor asegura que la operación le permite no tener que poner garantías adicionales al préstamo ligado al Repsol si los precios de las acciones incluidas en los derivados bajan de la cota de los 10,7 euros por acción.
Los títulos de la petrolera cerraron la sesión de Bolsa de este jueves a 12,10 euros. Sacyr tiene contabilizada su participación a 15,6 euros por acción.
EVENTUAL PUERTA DE SALIDA.
No obstante, los derivados son un activo financiero y se puede liquidar en acciones en efectivo. En este caso, la operación constituiría una puerta de salida o de reducción de la posición de Sacyr en el capital de Repsol, donde desembarcó en 2006 y en el que llegó a tener un 20% del capital.
Sacyr, que actualmente está inmerso en su crecimiento internacional, siempre ha defendido su participación en Repsol como una inversión "estable" con la que se siente "confortable, tal como reiteró el presidente de la constructora en su última junta de accionistas.
La firma de este contratos de derivados por parte de la constructora tiene además lugar después de que Repsol, en paralelo a CaixaBank, redujera a la mitad su participación en Gas Natural.
TERCERA AMORTIZACIÓN EN UN AÑO.
Se trata de la tercera liquidación anticipada de la deuda vinculada a su inversión en Repsol que Sacyr acomete en el último año, la segunda en este mismo ejercicio, todas ellas ejecutadas después de que enero de 2015 la refinanciara y fijara su vencimiento a comienzos de 2018.
Los dos anteriores pagos anticipados se realizaron gracias a la venta de su filial patrimonial Testa a la socimi Merlín. En julio de 2015 liquidó 600 millones con la primera fase de esta desinversión y el pasado mes de junio otros 317 millones al cerrar al transacción.
A pesar de ello, el saldo vivo de 1.081 millones de euros que a Sacyr le queda del préstamo vinculado a Repsol representa una cuarta parte (el 26%) del endeudamiento neto total del grupo (4.134 millones de euros). La constructora atiende el servicio de este pasivo con el dividendo que cobra de la petrolera.