Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Sacyr gana 89 millones gracias a Repsol y al negocio internacional

Un 83% menos por las plusvalías logradas en 2015 con la venta de Testa
Sacyr ha registrado un beneficio de 89 millones de euros en los nueve primeros meses del año, gracias a la contribución de la participación del 8,4% que tiene como segundo accionista de Repsol y al negocio internacional.
La inversión en la petrolera aportó 34 millones de euros al resultado del grupo de construcción y concesiones, que además ha recortado en un tercio el importe de la deuda asociada a esta inversión, hasta situarla en 1.088 millones, el 27% del pasivo total (4.021 millones de euros).
Las cuentas trimestrales de Sacyr arrojan un descenso del beneficio del 83,2%, como consecuencia de comparar con las del pasado año, cuando la compañía se anotó la plusvalía por la venta de su exfilial de patrimonio Testa a Merlín.
No obstante, el resultado del grupo que preside Manuel Manrique presenta un incremento del 25,6% una vez descontado este impacto extraordinario positivo del 2015 y el negativo registrado a comienzos de este año, cuando ajustó el valor de su participación en Repsol.
En el plano operativo, la cifra de negocio de Sacyr creció un 1,8% entre los pasados meses de enero y septiembre, hasta 2.161 millones de euros, gracias al negocio internacional, que ya aporta más de la mitad (un 52%) de la facturación.
La nueva división de construcción industrial y la de concesiones, ambas enfocadas en el exterior, son las que más contribuyen al crecimiento y amortiguan así la nueva caída del tradicional negocio constructor.
El beneficio bruto de explotación (Ebitda), de su lado, progresó un 6,1%, hasta los 262 millones, sustentado por el aumento de los márgenes (desde el 11,6% hasta el 12,1%) y a pesar de incluir el gasto de 25,5 millones que supuso a la empresa el ajuste de personal realizado en las filiales de construcción española y portuguesa.
En el capítulo financiero, Sacyr ha recortado la deuda vinculada a Repsol con los recursos obtenidos el pasado año con la venta de Testa y un contrato de derivados suscrito este año, si bien este último no computa en los resultados trimestrales dado que se formalizó en octubre.
Por ello, y dadas las inversiones en nuevos proyectos, a cierre de septiembre, el pasivo total del grupo se sitúa en 4.088 millones de euros, apenas un 2,3% menos respecto al de comienzos de año.
CONSTRUCCIÓN INDUSTRIAL DISPARA SUS INGRESOS.
Por áreas de negocio, la de construcción volvió a caer, un 15,2%, si bien se mantiene como primera fuente de ingresos, al aportar 996,71 millones por la "continua desaceleración del sector en España y Portugal" y la conclusión de varios proyectos internacionales.
Sacyr cuenta con una cartera de proyectos pendientes de ejecutar por valor de 4.280 millones de euros, un 15,4% menos en comparación al cierre de 2015, de los que el 83% están en el exterior. No obstante, no incluye alguno de los últimos proyectos logrados por la empresa en Italia y Colombia.
Por contra, la nueva división de construcción industrial es la que más creció, un 52,7%, hasta los 289,7 millones, y además, ya cuenta con una cartera de obras por valor de 2.548 millones, mientras que Valoriza, la filial de servicios, se mantiene como segunda por ingresos, con 653,9 millones, un 15,4% más.
En cuanto a la rama de concesiones, uno de los pilares de la actual estrategia de crecimiento del grupo, aportó 401,21 millones, por los menores ingresos de construcción, al concluir la ejecución de varios proyectos, y a pesar de la recuperación de los tráficos de las autopistas.