Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Renfe eleva un 12,5% su Ebitda en 2016 impulsado por el nuevo año récord del AVE

La operadora recorta un 14% su deuda, que baja de la cota de los 4.000 millones de euros
Renfe cerró el ejercicio 2016 con un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de unos 450 millones de euros, lo que arroja una mejora del 12,5% respecto al año anterior, impulsada por el nuevo ejercicio récord que registró el servicio de Alta Velocidad de la compañía.
Los trenes AVE y Larga Distancia de la operadora transportaron 35,21 millones de viajeros el pasado año, volumen un 5,3% superior al de 2015, que permitió a la empresa encadenar cuatro años consecutivos de máximos históricos en este servicio.
Renfe elevó un 3% la facturación de su división de transporte de viajeros el pasado año, hasta los 2.070 millones de euros. Este negocio aportó así el 65% de los ingresos totales de la compañía, que ascendieron a 3.200 millones. El resto provino fundamentalmente de la actividad de mercancías y talleres.
Del lado de los gastos, la operadora logró contenerlos a pesar del incremento del 3,3% registrado en los gastos de explotación de trenes AVE y Larga Distancia. También aumentaron, un 1,5%, los gastos de los servicios de Cercanías, Regionales y Feve, los considerados de servicios público y que, por tanto, reciben subvención estatal de unos 500 millones de euros al año.
Así se desprende del avance de resultados del ejercicio 2016 que la compañía ferroviaria presentó este martes en su consejo de administración.
PENDIENTE DE PROVISIONES.
Las cuentas están aún pendientes auditar y de incluir provisiones, entre otras las relacionadas con la participación de Renfe en las sociedades promotoras del acceso del AVE a varias capitales, muchas de ellas en quiebra.
Esta circunstancia impide que Renfe pueda detallar por el momento el resultado neto del ejercicio 2016, si bien avanza que su beneficio operativo arroja una mejora de 80 millones de euros, según informó la empresa.
En el capítulo financiero, la operadora pública logró recortar en un 14,3% su deuda durante el pasado año, de forma que al cierre del ejercicio bajó de la cota de los 4.000 millones de euros y se situó en 3.998 millones de euros.
Renfe atribuye esta disminución a la contención de los gastos y la "proactiva" política financiera de la compañía tendente a aprovechar la actual coyuntura de bajos tipos de interés.