Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) OHL tendrá dos años más para acabar sus trabajos en el túnel del Bósforo

Logra un acuerdo con Turquía sobre uno de sus proyectos internacionales con problemas
OHL ha logrado un acuerdo con el Gobierno de Turquía por el que tendrá de plazo dos años más, hasta el 31 de diciembre de 2018, para concluir la parte de los trabajos que acomete en el 'Proyecto Marmaray', el túnel ferroviario bajo el Estrecho del Bósforo, según informó el grupo.
Se trata de las obras de construcción de los accesos a ambos lados del túnel, un contrato que la compañía que preside Juan Villar-Mir logró en septiembre de 2011 a través de un consorcio por un importe de unos 1.000 millones de euros.
El contrato forma actualmente parte de los proyectos 'legacy' de la constructora, esto es, del conjunto de obras en el exterior que le están generando distintos problemas y que el grupo trabaja para solventar.
El acuerdo logrado con Turquía para solventar los que presenta este proyecto contempla el "compromiso" de OHL en la ejecución de la infraestructura, esencial para la ciudad de Estambul".
Además, incluye la entrada en la obra de tres empresas constructoras locales "de primer nivel" como subcontratistas de los trabajos, según notificó la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
El pacto logrado con el Gobierno turco "tras un largo periodo de negociaciones" sucede al alcanzado a comienzos de este año en Orán. En este caso, la constructora cobró 100 millones de euros de Sonatrach al lograr un acuerdo sobre el litigio que las dos compañías mantenían desde hace años en relación a los sobrecostes generados en la construcción del centro de convenciones de dicha ciudad por parte del grupo español.
Entre el resto de proyectos en problemas que tiene OHL figura la construcción de un hospital en Montreal, el contrato de construcción de dos estaciones del metro de Doha que Qatar le rescindió en mayo de este año, dos años después de que también le rescindiera la construcción del hospital de Sidra.
IMPACTO EN LAS CUENTAS Y EL 'RATING'.
Las pérdidas generadas por este y otros proyectos de construcción internacionales con problemas constituye uno de los factores del descenso de los resultados de OHL este año, así como uno de los motivos que Moody's ha esgrimido para bajar la calificación de OHL en tres ocasiones en lo que va de año.
De su lado, la compañía asegura que estos proyectos 'legacy' suponen el 10% de su cartera total de proyectos pendientes de ejecutar, actualmente valorada en 5.866 millones de euros y que, con excepción de estos trabajos, está "saneada".
La reestructuración de esta cartera hacia contratos de menor tamaño y riesgos y más rentabilidad constituye uno de los objetivos de la estrategia de corto plazo que desarrolla la compañía junto la reducción de su deuda.
No obstante, OHL calcula que llevará aún dos años en concluir y, por tanto, eliminar de la cartera estos proyectos, que tendrán un impacto máximo en sus cuentas de unos 300 millones de euros.