Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Isolux se dividirá en tres empresas para evitar la liquidación

Una de ellas será la 'nueva Isolux', que recortará su tamaño y plantilla en un 60% para ser vendida
Isolux se dividirá en tres empresas con el fin de garantizar su viabilidad futura y evitar la liquidación, una de las cuales agrupará los proyectos más viables y dará continuidad al actual grupo de construcción y servicios, que quedará así listo para ser vendido o abrirse a la entrada a un nuevo socio.
Esta 'nueva Isolux', o 'Goodco', que surja del proyecto de segregación, habrá no obstante recortado a más de la mitad, en un 60%, su dimensión y su negocio, y también su plantilla, respecto a la actual.
Así lo propone la compañía, actualmente en 'preconcurso' de acreedores, en el plan de viabilidad que ha diseñado y que este viernes logró el 'visto bueno' de sus bancos accionistas y acreedores.
En concreto, la nueva firma integrará los proyectos del grupo que son viables, esto es, aquellos dado que tienen o generan caja positiva. Se trata de 204 contratos repartidos en trece países, del total de 400 de suma la compañía.
La nueva empresa generará una facturación de unos 500 millones, en comparación a la cifra de negocio de 2.230 millones de euros registrada en 2015, últimas cuentas completas de la empresa, y la de 767 millones del primer semestre de 2016.
En el plano laboral, conservará 1.000 empleados, si bien podría asumir otros 1.000 y quedarse así con el 40% de su actual plantilla de 5.000 trabajadores, en caso de que alguno de los proyectos que se aparquen en las otras dos sociedades se conviertan en viables y pasen a la firma principal.
En cuanto a estas otras dos sociedades en que se dividirá la actual Isolux, la segunda de ellas congrega las obras que requieren financiación adicional para terminarse, si bien estos recursos son inferiores al riesgo asociado a garantías y avales.
Los gestores del grupo contemplan la posibilidad de que proyectos de esta firma que resuelvan su necesidad de liquidez pasen, junto con sus correspondientes trabajadores, a la primera empresa, a la 'nueva Isolux'.
En cuanto a la tercera firma, será en la que se aparquen los activos 'tóxicos' y problemáticos, además de los que Isolux ya tiene en proceso de desinversión desde su primer rescate, el pactado con sus bancos en julio de 2016.
Respecto a los trabajadores que no forman parte de la 'nueva Isolux', todos ellos vinculados a distintos proyectos, seguirán asociados a los mismos en caso de venta o traspaso a otros socios. No obstante, la compañía no descarta nuevos ajustes de plantilla, que se añadirían al realizado el pasado año para 435 efectivos.
PREPARARLA PARA LA VENTA.
En un comunicado, Isolux aseguró que este plan de viabilidad, diseñado en colaboración con Alvarez & Marsal, tiene como "objetivo mantener el mayor número posible de puestos de trabajo".
Además, busca "limitar los riesgos asociados a las garantías en vigor y facilitar la continuidad de la empresa a través de los proyectos que tienen viabilidad operativa y financiera".
Con este plan, 'la nueva Isolux' pretende garantizar su viabilidad y facilitar su venta o la entrada de un socio en el capital que la 'rescate'.
Los gestores de la compañía deben cerrar todo este proceso antes de del próximo 5 de agosto, fecha en la que concluyen los cuatro meses que la empresa se dio para reestructurarse cuando el pasado mes de marzo se acogió a la Ley Concursal.
INTERÉS DE FONDOS Y GRUPOS.
No obstante, la compañía que preside Nemesio Fernández-Cuesta cuenta ya con fondos y grupos industriales interesados en la compañía y han recibido información de la misma.
Isolux considera que la aprobación de su plan de viabilidad "despeja el escenario" para que estos inversores "avancen en su proceso de análisis y materialicen sus muestras de interés".
De hecho, una vez aprobado el plan de viabilidad, el consejo de Isolux se centrará ahora en la consecución de un socio que garantice el que será segundo 'rescate' de la compañía tras el que pactó con sus bancos en julio de 2016, por el que las entidades tomaron su control.
Por contra, dada la complejidad del plan de viabilidad y su impacto en el balance del grupo, el consejo de administración de Isolux ha vuelto a posponer, por tercera vez, el análisis y aprobación de las cuentas de la compañía de 2016. No obstante, prevé una nueva reunión antes de que concluya el presente mes de mayo para ratificarlas.