Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) La fábrica de Heineken en Madrid produce 800.000 botellas al día de Heineken

El maestro cervecero de Heineken asegura que lo que más distingue su cerveza es el sabor afrutado, gracias a la levadura A
La fábrica de Heineken en Madrid, la única cervecera en la Comunidad de Madrid, produce actualmente alrededor de 3 millones de hectolitros al año.
En concreto, estos datos suponen la fabricación de 175 millones de botellas al año de cerveza Heineken, lo que es lo mismo que unas 800.000 botellas al día, según ha desvelado el maestro cervecero de Heineken en España, José Miguel González.
La planta madrileña, que pronto celebrará sus 50 años y que cuenta con una media de 170 empleados, centra su producción en Heineken y Amstel (80%), además de fabricar Cruzcampo (10%) en sus instalaciones.
González ha explicado durante una visita a las instalaciones, que serán ampliadas próximamente para alcanzar una producción de 3,2 millones de hectolitros, que el "agua, la malta y el lúpulo" son los tres ingredientes fundamentales para la fabricación de la cerveza.
Sin embargo, el maestro cervecero ha destacado que una de las características que diferencian a la cerveza de Heineken del resto de sus rivales es la levadura A, lo que le da el "carácter afrutado", el ser la única cervecera en disponer los tanques para la fermentación en posición horizontal y que se tarda 28 días en conseguir su color dorado característico.
Por su parte, Willen van Waesberghe, el único maestro cervecero de Heineken para todo el mundo, ha confesado que la levadura A es el gran secreto de la cervecera holandesa, desarrollada hace 150 años por el doctor Hartog Elion, un alumno de Louis Pasteur, que aisló células para, a través de la clonación, disponer de la misma levadura viva que se utiliza desde entonces para la fabricación de la esta cerveza.
"Lo que más distingue a Heineken del resto de cervezas es el sabor afrutado que tiene gracias a la levadura A, que es propia de la compañía. El color dorado es característico y que se trata de una cerveza clara y transparente", ha subrayado el maestro cervecero de Heineken.
Van Waesberghe es el custodio del sabor original de Heineken y el responsable de que 25 millones de Heineken que se beben en 192 países sepan exactamente ingual, con independencia de su ubicación.