Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) El Gobierno aprueba un nuevo Decreto para reformar la estiba y evitar una multa de la UE

Prevé someterlo a votación del Congreso el próximo jueves, dos meses después del primer rechazo
El Consejo de Ministros aprobó este viernes un nuevo Decreto Ley para reformar el sector de la estiba, con el fin de que cumpla con la normativa europea, a la que actualmente contraviene, y evitar así que el Tribunal Superior de Justicia de la UE imponga una multa a España.
El Gobierno prevé someter el Decreto a la votación del Congreso para su convalidación el próximo jueves, 18 de mayo, dos meses después de que el pasado 16 de marzo el primer texto planteado sufriera un histórico rechazo.
El titular de Fomento, Íñigo de la Serna, manifestó su "optimismo" ante la convalidación del nuevo Decreto, si bien declinó indicar si cuenta ya con acuerdos cerrados con algún grupo parlamentario.
El ministro basa su confianza en el "permanente y abierto" diálogo que ha mantenido con los grupos políticos y en el hecho de el Decreto incluirá, a través de un Real Decreto posterior, los acuerdos alcanzados con patronal y sindicatos de estibadores sobre los aspectos laborales de la reforma y las ayudas de 120 millones comprometidas por el Gobierno para la reconversión del sector.
Además, el nuevo texto cuenta ya con el 'visto bueno' de la Comisión Europa, tras haberlo someterlo a consulta, según detalló el titular de Fomento en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.
Así, en caso de que el Congreso lo convalide, España evitaría pagar la multa de unos 25 millones de euros que acumula por la sanción que el Tribunal de la UE le impuso en diciembre de 2014 por contravenir la normativa comunitaria con el régimen legal de la estiba, y que se le imponga una segunda, de 134.000 euros diarios, por incumplir la primera.
PRÁCTICAS PARA SER ESTIBADOR.
El nuevo texto legal con el que Fomento reemprende la reforma del sector de carga y descarga de mercancías de los barcos en los puertos, incluye varias novedades respecto al que fue rechazado por el Congreso.
El Decreto modifica los requisitos para acceder a la profesión de estibador. En concreto, suprime la obligación de tener que contar con un título de Formación Profesional, "dado que no hay ninguno específico para este oficio", pero incluye la obligación de realizar prácticas profesionales.
Se trata de un programa de 660 horas de prácticas, el 75% de ellas en los puertos y que gestionará Sepes, organismo dependiente del Ministerio.
Asimismo, el texto introduce los cambios legales necesarios para que los estibadores sigan ocupándose de la manipulación de los vehículos que entran y salen de España por los puertos.
Además, en su Disposición Final Tercera, el Decreto recoge el compromiso del Gobierno de aprobar un Real Decreto con los acuerdos laborales de la reforma.
REAL DECRETO, LISTO LA PRÓXIMA SEMANA.
En relación a este Real Decreto, De la Serna prevé culminar su redacción la próxima semana, para someterlo a consulta entre sindicatos, patronal y grupos políticos.
El ministro recordó que los acuerdos laborales que se incluirán en este texto suponen garantizar el empleo del colectivo de 6.150 estibadores de los puertos y articular medidas para realizar los ajustes de plantilla reclamados por la patronal, fundamentalmente mediante prejubilaciones a los 55 años con el 70% del salario. También contempla iniciativas para mejorar la competitividad de los puertos.
El desarrollo normativo por Real Decreto detallará asimismo las características de los Centros Portuarios de Empleo, las ETT's en las que se convertirán las sociedades de gestión de estibadores (sagep), que actualmente monopolizan la actividad.
Con la reforma de este sector, el Gobierno, además de cumplir con la UE, pretende liberalizar y romper el monopolio de facto en que actualmente se presta este servicio portuario, básico para la economía, dado que los puertos canalizan el 86% de las importaciones y el 60% de las exportaciones del país.