Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) La Generalitat deja que los comercios establezcan los periodos de rebajas cuando quieran

El proyecto prohíbe vender por teléfono y a domicilio si el cliente no lo pide
La Generalitat dejará en manos de los comerciantes el momento en que quieran establecer el periodo de rebajas, pero recomendará hacer las campañas en las temporadas habituales de verano e invierno como se ha hecho tradicionalmente.
Esta medida queda recogida en el proyecto de la nueva ley de Comercios, Servicios y Ferias, al que el Consell Executiu ha dado el visto bueno este martes, han explicado en rueda de prensa la portavoz del Govern, Neus Munté, y el conseller de Empresa, Jordi Baiget.
Otra medida que incluye la nueva ley es la prohibición de las ventas telefónicas o a domicilio si no han estado previamente pedidas o aceptadas por los clientes, mientras que el buzoneo estará permitido siempre que los residentes no hayan manifestado que no quieren recibirlo.
En cuanto a las rebajas, la ley continuará regulando las condiciones en que se han de hacer: los productos deben ser de 'stocks' propios, haberse puesto a la venta anteriormente en el mismo establecimiento y no podrán ser defectuosos o deteriorados ni fabricados expresamente para estos periodos.
Entre otras novedades, la ley recoge en materia de horarios comerciales la norma general de la apertura de 75 horas semanales, de lunes a sábado, cuando la anterior legislación preveía 72 horas semanales.
Como excepción al régimen general, para los municipios de menos de 5.000 habitantes se contempla la libertad de horarios para los establecimientos comerciales de menos de 150 metros cuadrados de superficie que no pertenezcan a grandes cadenas de distribución.
ÁREAS DE DEGUSTACIÓN
Otra novedad son las áreas de degustación, ya que por primera vez se regula la posibilidad de que los comercios dedicados a la venta de productos de alimentación puedan instalar un área de este tipo en su establecimiento.
Sin embargo, para garantizar su competencia leal con bares y restaurantes se marca un límite de espacio de un 33% dedicado a la degustación del total del comercio aunque los ayuntamientos podrán modificar este límite.
El proyecto de ley también intenta concretar el concepto de municipio turístico marcando cuatro supuestos concretos a efectos de los horarios comerciales: que el municipio disponga de un bien declarado Patrimonio de la Humanidad, que acoja algún evento deportivo o cultural de importancia, un área comercial que reciba a gente de fuera de Catalunya o grandes zonas portuarias.
UNA "PRUEBA" DEL DIÁLOGO
Preguntado en rueda de prensa por si intuye que el Gobierno central recurrirá ante el Tribunal Constitucional (TC) este proyecto de ley, Baiget ha recordado que la Generalitat tiene competencias exclusivas en materia comercial y que lo han elaborado pensando en los comerciantes y consumidores y no en si habrá recurso.
Baiget ha considerado también que esto será una "prueba del algodón" para comprobar si la voluntad de diálogo manifestada por el Gobierno central con Catalunya es real o no.