Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) FCC, "cerca" de recuperar el dividendo suspendido desde 2013

Esther Alcocer Koplowitz: "la compañía comienza a dar frutos, ya tiene solidez para crecer"
FCC está "cerca" de cumplir las condiciones impuestas por sus bancos para recuperar el pago de dividendo, que tiene suspendido desde 2013, con lo que sería el primero que cobraría su actual accionista de control, Carlos Slim.
La única condición que le queda por cumplir a la compañía de construcción y servicios para remunerar a los socios es la referente al ratio entre su deuda y su beneficio bruto de explotación (Ebitda), según explicó su consejero delegado, Carlos Jarque.
Para pagar dividendo, FCC debe tener una deuda inferior a cuatro veces su Ebitda, un ratio que a cierre de 2016 se situaba en 4,4 veces.
"Hay unas condiciones que cumplir, que aún no cumplimos, pero estamos cerca", indicó Jarque ante la junta del grupo y en respuesta a las preguntas formuladas por los accionistas.
Tras la asamblea, reveló que la compañía ya ha cumplido el resto de las condiciones que los bancos le pusieron en anteriores refinanciaciones.
Una de ellas, la de amortizar al menos 1.500 millones de la financiación acordada en 2014, ha quedado cerrada con la refinanciación que el grupo culminó este mes. La otra consiste en generar un Ebitda recurrente superior a 750 millones de euros. El grupo cerró 2016 con un beneficio bruto de 833 millones.
La vuelta al dividendo y consolidar los beneficios logrados en el primer trimestre de 2017 tras encadenar cinco ejercicios consecutivos en 'números rojos' constituyen los dos elementos que le restan a FCC para cerrar definitivamente el saneamiento y reestructuración que emprendió en 2013 y que en 2015 dio el control del grupo a Carlos Slim.
"Tenemos la esperanza de seguir creciendo y seguir reduciendo deuda y espero que, con el trabajo de todos, el grupo no decepcione", declaró Jarque ante la junta de accionistas, a la que, al igual que en años anteriores, no asistió Carlos Slim, pero sí la segunda accionista del grupo, Esther Koplowitz.
En este sentido, indicó que pese a los avances logrados en 2016, en términos de cuenta de resultados, reducción de deuda y ahorros de costes, y consecución de contratos, el grupo no será "autocomplaciente, es consciente de que aún le quedan retos pendientes y no dudará de acometer los ajustes que fueran necesarios". "Vamos a más", aseveró.
2016, EJERCICIO DE INFLEXIÓN PARA CRECER.
En sus intervenciones ante los socios, tanto Jarque como la presidenta de la compañía, Esther Alcocer Koplowitz, calificaron 2016 como un ejercicio "de inflexión y de cambio de ciclo" tras "varios años en los que FCC experimentó profundo cambio".
"El ejercicio 2016 constituyó un punto de inflexión y la compañía ya cuenta con solidez para seguir creciendo", destacó la presidenta. "El grupo comienza a dar frutos", remarcó.
Entre los retos operativos de futuro, FCC apuesta por una "internacionalización inteligente". "No nos dispersaremos, estaremos sólo en geografías que conocemos", aseguró Jarque, que abogó por mantener en Latinoamérica la alianza con el grupo Carso de Carlos Slim, con la que el pasado año lograron el 'macroproyecto' del nuevo aeropuerto de México.
Asimismo, la empresa aboga por competir por proyectos rentables y emblemáticos, apostar por la digitalización y ahondar en la generación de sinergias, "trabajando todas las divisiones como una sola empresa".