Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Eroski planea reducir la deuda entre 300 y 400 millones en cinco años por lo que moderará inversiones

El grupo abrirá durante los próximos cuatro años 70 comercios en la zona Norte y alrededor de un centenar de franquicias en el resto del país
El presidente del Grupo Eroski, Agustín Markaide, ha afirmado este lunes que la compañía la compañía se ha marcado como objetivo reducir la deuda acumulada entre 300 y 400 millones durante los próximos cinco años, por lo que "moderará" sus inversiones.
El máximo responsable del grupo vasco de distribución se ha pronunciado de esta forma durante su participación en la Tribuna Euskadi del Fórum Europa desarrollada en Bilbao. "Eroski sigue teniendo un nivel de deuda alto, 2.500 millones", ha señalado, para valorar, no obstante, que en la actualidad es aproximadamente "la mitad" de la que acumulaba en 2009.
Markaide ha precisado que, por ello, la amortización de la deuda va a obligar a que las inversiones en el próximo quinquenio sean "muy moderadas", de en torno al 2% de la facturación.
Además, ha explicado que Eroski tiene previsto abrir 70 nuevas tiendas en los próximos cuatro años en la zona Norte y entre 80 y un centenar de franquicias en el resto del país. La estrategia del grupo vasco pasa por la inversión en comercios en propiedad en el entorno greográfico cercano, pero de tamaño pequeño y mediano. El grupo, que cuenta con siete millones de clientes asociados, llevó a cabo durante el pasado año 512 nuevas aperturas en España.
Markaide ha asegurado que Eroski ha iniciado un nuevo ciclo estratégico "muy distinto" del anterior, marcado por la crisis. En ese sentido, ha expresado su convencimiento de que la empresa "no hubiera atravesado la crisis si no hubiéramos sido cooperativistas". "No hubiéramos podido gestionar esa situación", ha asegurado.
El presidente del grupo ha transmitido su sensación de que las grandes superficies y los hipermercados son "los que peor resistieron los efectos de la crisis", y "no les queda ni reservas ni confianza" por lo que "seguirán cediendo terreno en los próximos años".
Además, se ha mostrado partidario de tejer alianzas con empresas con intereses comunes para "ser más fuertes y más rápidos", si bien no ha citado nombres concretos. También ha manifestado su convicción de que el grupo está "bien equilibrado" en dimensión para afrontar una estrategia basada en dos patas, "la diferenciación y la competitividad".
Markaide ha negado que tanto la adquisición de la cadena Caprabo como de Consum hubieran sido operaciones equivocadas. "No lo fueron. Encajan en nuestro ADN pero las alianzas son delicadas. La equivocación fue la crisis pero fueron compras rentables. Lo que ocurrió fue que el mercado cambió y nos dejó sin poder rentabilizar las grandes superficies".
Sondeado sobre si la irrupción de Mercadona les ha restado cuota de mercado en Euskadi, Markaide ha asegurado que "nos quita menos de lo que nos tocaría por tamaño", en un entorno en el que se ha producido un ritmo de aperturas "muy intenso".
Respecto a la irrupción y al cada vez mayor peso de operadores 'on line' y las redes sociales, Markaide ha aseverado que la alimentación es un segmento que está menos concernido por el 'boom' de internet, aunque la capacidad de participación del cliente es cada vez mayor.
De cara al futuro, uno de los retos del sector es hacer frente a la "tensión competitiva creciente en un mercado que crece poco y donde cada vez hay más tiendas". "Nosotros seguiremos apostando por los productos locales y ajustando precios porque las tensiones sobre la reducción de los márgenes van a continuar", ha dicho.
Preguntado por si el grupo se plantea abrir en festivos, Markaide ha asegurado que "no tienen ningún interés en hacerlo". "Aunque no nos oponemos a que otros lo hagan", ha indicado.
OPERACIONES RENTABLES
Ante los asistentes a la charla, ha trazado una panorámica de la evolución del sector, que va hacia la "hipersegmentación y la individualización del comportamiento del cliente".
El presidente de la empresa ha afirmado que el segmento de distribución alimentaria tiene entre sus principales retos "mejorar la comunicación con los clientes". "Debemos comunicar más. El lenguaje clásico de las empresas no sirve. Es vacío, lejano y sin compromiso. Necesitamos nuevos mensajes directos, sencillos y sinceros", ha manifestado.
Markaide ha apuntado a "la salud a través de la alimentación" como dos ideas de importancia creciente" y cada vez más unidas", y ha citado la obesidad como el principal problema al que se enfrentan las sociedades desarrolladas.
El 80% de los cooperativistas actuales de Eroski son mujeres, con una edad media de entre 42 y 43 años. La aportación de capital al hacerse socio es de 14.000 euros que se financian en cinco años.
El grupo, que tiene una cuota de mercado en España del 40% y del 18% en la zona norte, comercializa un 32% de marcas propias y cerró el año pasado con una facturación de 6.000 millones.