Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) El Congreso pide derogar la reforma laboral del PP

Ciudadanos y la antigua Convergència optan por la abstención mientras que el PP se queda solo defendiendo la reforma Báñez
El Pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado este martes una proposición no de ley impulsada por el PSOE que insta a derogar la reforma laboral del PP y a elaborar un nuevo Estatuto de los Trabajadores.
Salvo Ciudadanos y el Partido Demócrata Europeo Catalán (la antigua Convergència), que se han abstenido, los demás grupos de la oposición han apoyado la iniciativa que recoge una enmienda transaccional pactada por PSOE, PNV y Unidos Podemos. La votación se ha saldado con 168 votos a favor de PSOE, Podemos, ERC y el Grupo Mixto en general, 131 votos en contra del PP, y 42 abstenciones de Ciudadanos y el PDECat.
La proposición no de ley emplaza al Gobierno a "adoptar de forma inmediata las medidas necesarias para derogar la reforma laboral que el PP impuso en la X Legislatura". Y, en paralelo, insta al Ejecutivo a "abrir un proceso de diálogo social que desde el acuerdo culmine con la aprobación de un nuevo Estatuto de los Trabajadores que recupere su naturaleza originaria de carta de garantía de los derechos laborales".
El diputado socialista Rafael Simancas ha rechazado la reforma laboral de 2012 al haber sido un "fracaso" que, según sus datos, ha generado 380.000 parados más de larga duración que hace cinco años y 350 empleos indefinidos menos a tiempo completo. Además, seis millones de trabajadores cuentan con salarios inferiores a 600 euros y hay un millón de parados menos que cuentan con cobertura pública.
En este sentido, ha citado como los aspectos más "dañinos" de la reforma laboral de Fátima Báñez el debilitamiento de la negociación colectiva a favor del poder "unilateral" del patrón, la prevalencia del convenio de empresa sobre el sectorial, la descausalización de despidos, los falsos contratos temporales y los falsos becarios, y la eliminación del subsidio para mayores de 52 años.
Por ello, ha abogado por la elaboración de un nuevo Estatuto de los Trabajadores que refuerce la negociación colectiva y que asegure que los empleos temporales "son temporales" y los parciales "son parciales", así como la igualdad entre hombres y mujeres, un aumento progresivo de salarios y políticas activas de empleo "eficaces".
También apuesta por recuperar el subsidio para mayores de 52 años elevando la cobertura de desempleo hasta el 70%.
APOYO DE PNV, PODEMOS Y ERC
El PNV ha apoyado la iniciativa, aunque el diputado Íñigo Barandiaran ha reprochado a Simancas que el PSOE no haya presentado una iniciativa con "propuestas concretas", como las indemnizaciones, el impulso a la negociación colectiva, el empleo juvenil o los contratos en prácticas.
La diputada de En Marea y ponente de Unidos Podemos, Yolanda Díaz, ha recordado que se han aprobado 52 reformas en los últimos 30 años, que "han finiquitado derechos laborales". "El PP acabó con todos los derechos", ha espetado.
También ha favor ha votado Esquerra Republicana, cuyo diputado Jordi Salvador ha recordado que los salarios representan el 47,2% del PIB, por lo que las rentas salariales han perdido 2,8 puntos del PIB, unos 28.000 millones de euros, mientras que los beneficios empresariales han ganado 0,9 puntos, unos 9.000 millones.
A su vez, el diputado de Bildu, Óscar Matute, ha dicho que la última reforma laboral evidencia que "se puede tener empleo y ser pobre de solemnidad", y ha denunciado que condena a "cadena perpetua de personas a miles de personas" y con la norma "las mujeres vuelven a ser expulsadas del mercado laboral o relegadas a los peores puestos, y condena al exilio y la esclavitud a los jóvenes".
En este sentido, el portavoz de Compromís Joan Baldoví, ha advertido de que el número de "trabajadores pobres" no ha dejado de incrementarse en los últimos años y los empleos son "de peor calidad, a tiempo parcial y con remuneraciones más bajas".
"TALIBANES DE LA PRECARIEDAD"
Por contra, el diputado de Ciudadanos, Toni Roldán Monés, ha reprochado a Simancas que sea "muy buen diagnosticador" pero que no recuerde que el PSOE acometió una reforma laboral anterior a la del PP, en el año 2010, que también "recortaba derechos" y tanto populares como socialistas han sido unos "talibanes de la precariedad".
Por ello, ha rechazado la proposición no de ley socialista porque supondría volver "al modelo anterior del 20% o el 25% de paro". "Hay modelos mucho mejores", ha defendido Roldán, quien ha insistido en la conveniencia del contrato único para el mercado laboral.
En declaraciones en los pasillos del Congreso, Albert Rivera ha justificado la abstención de Ciudadanos alegando que el PSOE no quiso incorporar lo que en su día pactaron con los socialistas para la fallida investidura de Pedro Sánchez
A su juicio, Ciudadanos no puede apoyar ni a reforma laboral del PP ni el modelo del Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero porque considera que ni uno ni otro pueden "sacar pecho" ya que hay que ir a un sistema "mucho más justo y más europeo". "Somos mucho más ambiciosos", ha comentado.
VOLVER A LA REFORMA ANTERIOR "NO ES LA SOLUCIÓN"
Por el contrario, el diputado del PP, Gerardo Camps, ha defendido que volver a la normativa anterior "no es la solución", y ha destacado que la reforma laboral evitó la destrucción de más puestos de trabajo.
En todo caso, ha indicado que hay que estudiar cómo hacer frente a la "ausencia" de flexibilidad y que paliar el coste laboral con despidos sea la "última opción".
La antigua Convergència, que cuando formaba parte de CiU apoyó la reforma laboral del Gobierno Rajoy, se ha decantado ahora por la abstención, según ha explicado el portavoz adjunto del PDECat, Carles Campuzano.