Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) CaixaBank descarta adquisiciones en dos años y se centrará en crecer con BPI

CaixaBank descarta adquisiciones en su actual plan estratégico, que finaliza en 2018, ya que se centrará en crecer orgánicamente en España y Portugal tras haber incorporado al luso BPI, ha afirmado este jueves el consejero delegado, Gonzalo Gortázar, en la rueda de prensa de presentación de los resultados del primer trimestre.
Preguntado por posibles operaciones como Banco Popular, el negocio minorista en España de Deutsche Bank u otros bancos portugueses, ha sostenido: "Sin citar nombres, no tenemos ninguna operación corporativa en este momento y no preveo que la haya en el futuro", y ha añadido que BPI también puede crecer sin necesidad de hacer ninguna operación corporativa.
"Estamos centrados en una grandísima operación que se ha cerrado hace dos meses --BPI, del que CaixaBank controla el 84,5%--. No tenemos ninguna operación corporativa sobre la mesa y no creo que la vayamos a tener", ha insistido, augurando que el perímetro actual lo van a tener durante mucho tiempo.
Gortázar ha opinado que "no tiene sentido" para la entidad acometer operaciones pequeñas porque pueden aportarle poco, y tampoco desea grandes adquisiciones porque la atención la deben tener ahora en el negocio propio en España y en Portugal con BPI.
Preguntado por la posibilidad de seguir ampliando la internacionalización más allá de 2018, ha expuesto que no tienen prejuicios ni en el sentido de buscar nuevos países ni en el de centrarse en la Península Ibérica, ya que hay entidades de éxito focalizadas en mercados concretos, pero también podrían pensar en más mercados una vez analicen si el éxito del modelo de CaixaBank en España se puede repetir en Portugal y en otros países.
Respecto a BPI, ha asegurado que les va a permitir seguir creciendo y ha dicho tener la sensación de que van a poder cumplir las sinergias anunciadas, de forma que puede que BPI pueda seguir a largo plazo "los pasos que ha seguido CaixaBank en España", que hace diez años no era el primer actor financiero del país, sino el tercero.
"Tenemos mucho camino que recorrer pero tenemos el ingrediente más importante, el equipo humano" e ilusión compartida, ha aseverado.
Ha descartado un cambio de nombre en BPI o una modificación del 'free float', y ha dejado la definición de una política de dividendos para más adelante: "Ahora la prioridad es reforzar rentabilidad y eficiencia, todavía es pronto para pensar en una política de dividendo sostenible para el banco".
Respecto a la recomendación de la UE de reducir la participación de BPI en el banco angoleño BFA --actualmente del 48%--, ha incidido en que no es vinculante, no tiene fecha de cumplimiento ni porcentaje objetivo, pero que la tienen en cuenta: "Tiene sentido mantener una participación en un banco como BFA. Buscaremos la manera, con tiempo --más allá del plan actual de 100 días--".