Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl) El Banco de Inglaterra mantiene los tipos en el mínimo del 0,25% y el alcance de sus estímulos

El Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra (BoE) ha decidido mantener sin cambios los tipos de interés en el 0,25%, así como su programa de compra de activos, que asciende a 60.000 millones de libras esterlinas (71.500 millones de euros), y alcanza así un volumen de 435.000 millones de libras (518.389 millones de euros), de los que continuará destinando 10.000 millones de libras (11.830 millones de euros) a la compra de deuda de empresas.
La decisión de mantener los tipos ha sido tomada por una mayoría de seis votos a favor y dos en contra, mientras que los ocho miembros actuales del Comité han respaldado sin fisuras continuar con el actual programa de compra de deuda empresarial, así como mantener intacto el volumen de su programa de compra de activos.
De este modo, el BoE continúa con la estabilidad en su política monetaria después de haber reducido los tipos en su reunión de justo hace un año --4 de agosto de 2016--, tras más de siete años en los que permanecían en el 0,50%.
Las previsiones de la entidad central británica respecto a la inflación se mantienen similares a las publicadas en mayo, mientras que el pronóstico en cuanto al Producto Interior Bruto (PIB) lo revisa a la baja apuntando a un crecimiento "lento" en el corto plazo debido a la presión sobre los ingresos reales de las familias y, por tanto a la ralentización del consumo, hasta el 1,7% para el conjunto del año, frente al 1,9% que estimó en mayo.
Asimismo, el BoE espera que la inflación repunte hasta el 3% en octubre, debido a la depreciación de la libra esterlina. En 2018, retrocederá al 2,6% y en 2019 bajará hasta el 2,2%. Además, estima que, a medida que se comiencen a absorber las presiones inflacionistas, el crecimiento de los salarios "se recuperará".
En este sentido, la entidad británica reitera, como ya ha hecho en sus anteriores informes, que sus proyecciones están condicionadas por la incertidumbre de cómo finalmente se saldará el Brexit y sus efectos sobre las relaciones comerciales de Reino Unido y la Unión Europea.
A pesar de que la inflación se encuentra por encima de la meta, el Comité expresa su posición y declara que solo en circunstancias excepcionales debe interferir para equilibrar cualquier variable.
La economía del Reino Unido experimentó en el primer trimestre de 2017 una expansión del 0,2% respecto a los tres meses anteriores, cuando había crecido a un ritmo del 0,7%. En el segundo trimestre, según el dato adelantado, la economía británica creció un 0,3%.
Por su parte, la tasa de inflación interanual de Reino Unido se situó en junio en el 2,6%, tres décimas por debajo del nivel registrado en mayo, gracias a la evolución del precio de los carburantes, según datos de la Oficina Nacional de Estadística (ONS).