Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) ACS nombra consejero delegado al sucesor de Florentino Pérez

Marcelino Fernández Verdes se convertirá en 'número dos" del grupo el próximo 11 de mayo
ACS nombrará la próxima semana consejero delegado del grupo a Marcelino Fernández Verdes, quien ya fue hace tres años designado por Florentino Pérez como su futuro sucesor para cuando decida dejar la primer línea ejecutiva de la compañía de construcción y servicios.
Por el momento, ambos compartirán las máximas funciones de gestión de ACS después de que su consejo apruebe el nombramiento de Fernández Verdes en la reunión convocada para el jueves 11 de mayo.
Su designación como consejero delegado, cargo de nueva creación en ACS, tendrá así lugar toda vez que la junta de accionistas de la empresa dio hoy 'luz verde' a su entrada al consejo de administración.
Florentino Pérez anunció su nombramiento en su intervención ante los socios, en la que destacó su trayectoria de más de 35 años en el grupo, "25 de los cuales trabajando juntos", y su "protagonismo" en la internacionalización y expansión de ACS.
El presidente también subrayó el "brillante" trabajo que ha realizado en los últimos cinco años con la reestructuración de las filiales de construcción extranjeras Hochtief y Cimic.
Marcelino Fernández Verdes ocupa actualmente los cargos de consejero delegado de la alemana Hochtief y de presidente no ejecutivo de la australiana Cimic, puestos que compatibilizará con el de consejero delegado de todo el grupo.
De esta forma, su anunciada vuelta a los 'cuarteles generales' de ACS será relativa, dado que al compatibilizar los puestos, estará a caballo entre España y Alemania.
PRESIDETE, "HASTA QUE LOS ACCIONISTAS QUIERAN".
De su lado, el presidente y primer socio de ACS, con un 12,5% de su capital, manifestó tras la junta su voluntad de seguir en la Presidencia de la compañía "hasta que quieran los accionistas".
Florentino Pérez, de 70 años de edad y también presidente del Real Madrid, está al frente de ACS desde que en 1997 constituyó el grupo, fruto de la fusión de OCP Construcciones, firma que entonces presidía, con la también constructora Ginés y Navarro.
A comienzos de 2014, anunció en una entrevista en televisión que tenía decidido que Marcelino Fernández sería su sucesor como primer ejecutivo de ACS.
HOMBRE DE LA CASA.
Marcelino Fernández Verdes, ingeniero de profesión, cuenta, tal como destacó Pérez, con una dilatada experiencia en el sector de la construcción y es un 'hombre de la casa', dado que su primer cargo en la compañía data de 1994, en la originaria OCP construcciones.
Tras la adquisición de Dragados por parte de ACS en 2002, Fernández Verdes asume la dirección de esta empresa y de todo el área de construcción del grupo, puesto desde que accedió a sus responsabilidades en Hochtief y Cimic. Así, desde 2012 es consejero delgado de Hochtief y desde 2014, también primer ejecutivo de Cimic.
Ahora, Marcelino Fernández es nombrado 'número dos' de una compañía que figura como primer grupo constructor español y uno de los mayores del mundo. ACS está presente en sesenta países yfactura unos 32.000 millones de euros anuales.
De hecho, al recordar ante la junta la efeméride de los veinte años de la constitución de ACS, Florentino Pérez, destacó que hoy "es muy difícil viajar por el mundo sin usar alguna infraestructura en la que ACS no hay participado o esté participando". "Disponemos de las capacidades para afrontar cualquier proyecto, en cualquier lugar y en cualquier momento", aseveró.
A pesar de ello, aseguró que Fernández Verdes tendrá como uno de sus principales retos continuar con esta estrategia de crecimiento y reforzamiento de la expansión internacional del grupo.
El nuevo 'número dos' toma las riendas de una compañía saneada, tras recortar su deuda a un mínimo histórico de unos 1.214 millones de euros. No obstante, llega después de que abandonaran su capital dos de sus socios históricos, Corporación Financiera Alba y el empresario turístico Miguel Fluxá. Además de Florentino Pérez, ACS sólo cuenta con otro socio de referencia, los empresarios Alberto Cortina y Alberto Alcocer, que suman un 6,3% de la compañía.