Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp.2) La estiba alcanza un acuerdo que pone fin a cuatro meses de conflicto

Las empresas garantizan el empleo a los estibadores y éstos bajan su sueldo un 10%
Los sindicatos de estibadores y la patronal Anesco han alcanzado este jueves un acuerdo que pone fin al conflicto abierto en el sector hace casi cinco meses, cuando el Gobierno emprendió la reforma legal de esta actividad para liberalizarla, y evita los paros aún programados en los puertos.
En virtud del pacto, los sindicatos (Coordinadora de Trabajadores del Mar, UGT, CC.OO., CGT y CIG) y Anesco han fijado las líneas básicas para sentarse a negociar un nuevo convenio para el sector, una vez que ambas partes han cedido en sus pretensiones iniciales y la patronal ha cambiado su postura tras la reciente salida de varias de sus empresas asociadas.
"Es una buena noticia para la estiba y todo el sector", aseguró Antolín Goya, coordinador de Coordinadora de Trabajadores del Mar, principal sindicato de los estibadores, al anunciar el acuerdo al término de la reunión en la que se fraguó.
De esta forma, y tal como indicó Goya, quedaron desconvocados los paros parciales aún previstos en los puertos, el de este viernes, 30 de junio, y los dos paros de 48 horas de la próxima semana (los programados entre el 3 y el 5 de julio, y entre los días 6 y 8).
En virtud del acuerdo, las empresas se avienen a subrogar a los trabajadores de las sociedades de gestión de estibadores portuarios (sageps), firmas de las que hasta ahora dependían todos los estibadores y monopolizaban el sector, que desaparecen tras la reforma.
De su lado, los sindicatos aceptan una bajada de salario del 10% y negociar medidas operativas y cambios en la organización del trabajo que mejoren la competitividad de los puertos. También se avienen a que se acometa un ajuste en la platilla de algunos puertos mediante prejubilaciones voluntarias.
Las dos partes pactan además un periodo de estabilidad en los puertos para poder abordar la negociación del convenio, que emprenderán la próxima semana y esperan concluir hacia el 30 de septiembre.
Los estibadores ceden en su pretensión de que las empresas se comprometan a participar en los nuevos centros portuarios de empleo (CPE), las ETT's en las que se pueden convertir las sagep y en participar en el acceso a la profesión de nuevos estibadores.
La concreción de estas materias se deja a la negociación del convenio que ahora se abre, tal como se recoge en el documento de cinco páginas en que las dos partes han plasmado el acuerdo, al que tuvo acceso Europa Press.
CINCO MESES DE CONFLICTO Y CISMA PATRONAL.
El acuerdo pone fin al conflicto surgido en el sector hace cinco meses, cuando en febrero el Gobierno anunció una reforma de la estiba, para liberalizarla, adaptarla a la normativa europea y, así, evitar una multa de la UE.
Han sido casi cinco meses de negociación, primero a tres bandas (Gobierno, patronal y sindicatos) y después en el marco de la negociación colectiva, que finalmente derivaron en paros intermitentes en los puertos durante tres semanas de este mes de junio. Según el Ministerio de Fomento, estas movilizaciones causaron unas pérdidas de unos 150 millones de euros y el desvío de algunos tráficos de mercancías de los puertos españoles.
No obstante, el hecho que ha determinado el acuerdo es el cambio de estrategia que los sindicatos realizaron la pasada semana, cuando dejaron de lado la negociación con la patronal y abordaron acuerdos unilaterales con las distintas empresas.
Ello provocó un cisma en la patronal, que concluyó con la salida de varias empresas, pero que, en último término, ha permitido el acuerdo, según reconoció Antolín Goya. "No era asumible que una minoría se impusiera a la mayoría", apuntó al respecto.
"UN CALVARIO AGOTADOR".
Tras manifestar su satisfacción por el acuerdo, el dirigente sindical expresó no obstante su contrariedad por el hecho de que no pudiera lograrse antes, tanto por la actitud de "una minoría de empresas de la patronal", pero también porque "la falta de garantías" del Decreto Ley con que el Gobierno reformó el sector "abocó a una negociación más larga".
Goya consideró "agotador" todo este periodo de más de cuatro meses de conflicto y lamentó que no se haya cerrado antes, "de una forma más natural", sin el "calvario" que, según asegura, han pasado y sin "tensiones, nervios y pérdidas de tráficos en los puertos".
El acuerdo alcanzado este jueves será vinculante a todo el sector, incluidas las empresas que la pasada semana dejaron Anesco, dado que la patronal sigue contando con una representación mayoritaria (del 71%) para que lo que pacte sea vinculante a escala sectorial, tal como se indica en el texto del acuerdo, al que tuvo acceso Europa Press.
No obstante, otras fuentes del sector apuntaron a la posibilidad de que surjan nuevos conflictos una vez que, tras acordarse el convenio estatal, comiencen las negociaciones puerto a puerto, sobre todo en aquellas instalaciones de las empresas que han sido más reticentes al acuerdo.
La reforma de la estiba y su conflicto laboral ha afectado a uno de los sectores clave de la economía, el que garantiza la carga y descarga de los barcos en los puertos, las instalaciones por las que cada año pasan el 86% de los productos que entran en el país y el 60% de los que salen, en total, mercancías valoradas en unos 350.000 millones.