Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp.) La nueva operación Chamartín contempla 11.000 viviendas, reduce edificabilidad y se aprobará en 2018

La nueva operación Chamartín contempla la construcción de 11.000 viviendas, de las cuales hasta el 37 por ciento serán viviendas protegidas o de uso público, reduce la edificabilidad, recoge la reforma de la estación ferroviaria y el desarrollo de un gran centro de negocios, para lo cual se requerirá la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la capital con la previsión de lograr su aprobación definitiva a finales de 2018.
Así lo han indicado el presidente de Distrito Castellana Norte, Antonio Béjar, en rueda de prensa con el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, tras el acuerdo alcanzado para desbloquear la puesta en marcha de este desarrollo urbanístico, que a partir de ahora se rebautiza como Madrid Nuevo Norte.
A su vez el subdirector general de Actuaciones y Proyectos Urbanos del Ayuntamiento de Madrid, Fernando Otero, ha explicado que entre enero de 2017 y enero de 2018 se disponga del documento de modificación del PGOU y a finales de 2018 poder acometer la aprobación definitiva del plan. Además, el Consistorio especifica que previo a la aprobación inicial se desarrollará un proceso específico de participación con las asociaciones ciudadanas.
El proyecto urbanístico presentado este jueves distingue cinco ámbitos de actuación: la estación de Chamartín, el centro de negocios, Fuencarral-Malmea (polígono-insdustrial), Fuencarral-Tres Olivos y Fuencarral-Las Tablas.
Por su parte, el ministro de Fomento ha explicado que los plazos son "ambiciosos" y que ahora se tiene que continuar con el trabajo porque "los tiempos sí importan", pues el objetivo es lograr la aprobación definitiva a finales de 2018, justo cuando se cumplen 25 años de que se abordó la necesidad de acometer este plan.
También ha enfatizado el papel de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, pues es el Gobierno regional quien tiene que dar la última aprobación al cambio del PGOU. En este sentido, ha destacado el compromiso que adquirió para apoyar y tramitar el acuerdo que lograran las partes implicadas.
A su vez, la alcaldesa de Madrid ha destacado que el nivel del acuerdo alcanzado "va a facilitar" que los trámites urbanísticos se realicen de forma rápida. "Vamos a hacer lo imposible para que se haga cuanto antes", ha aseverado Carmena.
El presidente de DCN ha explicado que inmediatamente después de la aprobación definitiva del cambio del PGOU, se realizará la redacción y presentación de los proyectos de urbanización, por lo que las obras empezarán poco después de la aprobación definitiva.
A su vez, De la Serna ha explicado que la primera fase contempla la reforma de la estación de Chamartín, que es el "eje" sobre el que pivota el desarrollo y que una vez se acometa la aprobación definitiva, se convocará un concurso de ideas para "refundar" la estación.
Por otro lado, Béjar ha dicho que con el nuevo acuerdo se tendrán que "reestimar" las cifras de inversión que se contemplaba, reajustando quién asume alguna de las cargas, pero entiende que ello no supondrá un cambio "sustancial" de los 6.000 millones que se contemplaban para el desarrollo.
También preguntado sobre si se sigue contemplando levantar en el centro de negocios el mayor rascacielos de Europa, como se había contemplado anteriormente, el presidente de DCN ha afirmado que un centro de negocios implica "densidad" y edificios de "cierta altura", aunque a día de hoy no puede decir si va a ser necesario y posible que se haga esta actuación.
El acuerdo estipula que Adif y DCN suspendan los recursos contenciosos administrativos que interpusieron contra el acuerdo del Pleno que desestimó el anterior plan en mayo de 2016.
DATOS DEL ACUERDO
La edificabilidad total del ámbito se fija en 2.680.000 metros cuadrados frente a los 3.370.000 que contemplaba el anterior plan, lo que supone la reducción de 690.000 metros cuadrados, un 20,5 por ciento menos.
Los usos genéricos de los terrenos situados al Norte de la M-30 serán residenciales (800.000 metros cuadrados) con presencia de actividad económica mixta. A su vez, los terrenos del Sur se centran en uso terciario de oficinas, vinculado a la propia estación de Chamartín, y donde se contempla también en los terrenos cercanos el centro de negocios. La edificabilidad residencial total del ámbito es de 1.100.000 metros cuadrados.
En lo referente a los terrenos del centro de negocios, la mayor parte de los 1.200.000 metros cuadrados de ese ámbito se dedicarán a oficinas pero también habrá parcelas destinadas a viviendas residenciales (30.000 metros cuadrados). La edificabilidad lucrativa total al Sur de la M-30 será de 1.500.000 metros cuadrados.
Respecto a las viviendas, el anterior plan contemplaba la construcción de 19.000 viviendas pero el acuerdo actual las reduce a 11.000, lo que supone una reducción del 42,1 por ciento. De esta cantidad, 2.200 serán de carácter protegido, el 20 por ciento del total. A ellas se añadirán otras 1.900 calificadas como libres. En total, la capital dispondrá de 4.100 viviendas para desarrollar políticas públicas de vivienda.
El plan contempla que las cargas de urbanización serán independientes en cada ámbito. La empresa DCN como destinataria de los aprovechamientos de los terrenos de Adif, asumirá las cargas urbanísticas correspondientes de dichos aprovechamientos y, en concreto, la parte proporcional que le corresponda sufragar del cubrimiento para las vías. Para este coste, según explica el Consistorio, se redactará un nuevo proyecto que tenga en cuenta las condiciones que resulten de la ordenación.
En función de estos criterios se definirán las ordenaciones urbanísticas con una visión "integral" y atendiendo a las características específicas de cada uno de los ámbitos de actuación, trabajos que se llevarán a cabo a lo largo del último cuatrimestre de este año.
DCN asumirá las nuevas actuaciones en la red de Metro y el Canal de Isabel II mientras que el actual depósito de autobuses en Fuencarral se trasladará a otro espacio en el que se pondrá en marcha un nuevo centro operativo de la EMT, con una superficie aproximada de 50.000 metros cuadrados. A su vez, el Ayuntamiento asume la inversión de infraestructuras viarias.