Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp) El Ibex rebota un 0,27%, pero pierde un 2% en 2016 pese a anotarse el mejor diciembre en 20 años

El selectivo madrileño se desmarca de las subidas anuales en Europa lastrado por el Brexit y marcado por un ejercicio casi por completo con un Gobierno en funciones
El Ibex 35 ha cerrado la última sesión del año con un rebote del 0,27%, atascado en los 9.300 puntos por séptima jornada consecutiva. Sin embargo, el selectivo ha cerrado el ejercicio con una caída del 2% y se ha erigido como uno de los peores índices europeos de 2016. Todo pese a que ha cerrado el mejor diciembre en 20 años (+7,6%).
En la última sesión del año, Gamesa y Banco Santander han liderado las ganancias, al sumar un 1,8% y un 1,2%, respectivamente, mientras que el resto de ganancias se han reducido por debajo del umbral del 1%. En el lado de las pérdidas han destacado Enagás (-0,9%) e IAG (-0,8%). Así pues, el selectivo partirá desde los 9.352 puntos en la primera sesión de 2017.
Con este panorama, el selectivo madrileño ha vuelto a repetir los 'números rojos' del año pasado, cuando cedió un 7,5% tras dos años consecutivos al alza. Además, el Ibex se ha desmarcado de las ganancias anuales protagonizadas por las principales plazas de Europa.
La Bolsa de Londres ha experimentado en 2016 el mayor repunte entre los principales parqués europeos a pesar de que a mediados de año el pueblo británico decidió abandonar la Unión Europea. En concreto, el Ftse 100 se ha revalorizado un 14,4%, mientras que Fráncfort (+6,9%) y París (+4,7%) también se han decantado por las subidas en 2016.
"El Ibex vuelve a terminar el año como uno de los peores selectivos de Europa, circunstancia que se viene repitiendo desde el inicio de la crisis. El año en que la economía española ha despuntado, el índice de Madrid ha vuelto a mostrar una clara debilidad", ha explicado el estratega de mercados de IG Daniel Pingarrón en declaraciones a Europa Press.
Pingarrón ha indicado que el Ibex cuenta una propiedad específica que le dota de menor elasticidad a los fundamentos de la economía española que otros selectivos. Para el analista, la composición del índice es bastante "desafortunada", concentrando los puntos del selectivo en manos de seis valores, que albergan más de dos terceras partes de la capitalización del selectivo.
De esos seis valores, el comportamiento anual de Telefónica (-14%), BBVA (-5%) e Iberdrola (-5%) ha sido claramente inferior a la media del selectivo (-2%). Inditex ha tenido un comportamiento bastante discreto (+2%), mientras que el Santander (+8%) se ha erigido como el que más ha aportado al selectivo, hasta convertirse en el valor que más ha hecho por el Ibex 35 este año, al contrario de lo que sucedió en 2015.
"El mal comportamiento de algunos de estos valores se debe a su fuerte exposición a mercados que no han atravesado su mejor año, con fuerte caída de sus divisas (Latinoamérica, México, Turquía)", ha agregado.
EL POPULAR, EL QUE MÁS CAE EN MEDIO DE LAS DUDAS.
Entre los valores que mejor comportamiento han tenido este año han despuntado Arcelormittal, (+80%), Acerinox (+33%) y Repsol (+33%). Entre los tres peores, han destacado el Popular (-70%), IAG (-38%), Cellnex (-21%) y el Sabadell (-19%).
El desplome derivado de la quiebra de Lehman Brothers en 2008 propició el mayor descalabro del selectivo, cuando perdió un 39% durante el año, que fue parcialmente compensado con el impulso del 30% que se anotó en 2009. La crisis latinoamericana en 2002 minó al Ibex un 28,11% y el pinchazo de la burbuja tecnológica en 2000 supuso un lastre del 21,75%, la segunda y tercera mayores caídas.
Lejos de repetir aquellos escenarios, el selectivo se ha ido recuperando ejercicio a ejercicio, aunque ha frenado esta recuperación en los dos últimos dos años.
LA MAYOR CAÍDA DE LA HISTORIA, EN JUNIO DE ESTE AÑO.
En un año marcado por el Brexit, que provocó la mayor caída de la historia en el Ibex (-12,35%) el 24 de junio, y casi al completo con un Gobierno en funciones han pesado en el devenir del selectivo, que en 2016 ha registrado sólo cuatro meses en pérdidas, pero que no se han logrado compensar por las subidas pese al empuje de diciembre.
El índice registró su máximo (9.412 puntos) el 16 de diciembre y su mínimo (7.645 enteros) el 27 de junio, en plena crisis de los mercados por el 'shock' generado tras la decisión de los británicos de abandonar la Unión Europea. De hecho, el Ibex se desplomó un 9,6% en junio, su peor mes del año, coincidiendo con el 'sí' al Brexit.
Tras un inicio de ejercicio sumergido en el 'rojo' que ponía en duda el optimismo sobre la recuperación económica --perdió un 7,6% en enero y un 4% en febrero, el Ibex parecía remontar niveles hasta la debacle del Brexit. Tampoco las subidas posteriores a la inesperada decisión del Reino Unido lograron compensar las pérdidas, atascado en los 9.300 puntos.
De esta forma, el selectivo cierra el año por debajo de la cota psicológica de los 10.000 puntos por segundo año consecutivo. Las principales firmas de análisis, como Santander AM o Bankinter, prevén que el Ibex se impulse hasta los 10.200 puntos durante 2017, gracias, entre otras cosas, al impacto de los planes de inversión del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.
"GANGAS" A INICIOS DE 2017.
De cara al arranque de año, el analista de XTB Manuel Pinto ha explicado a Europa Press que no se esperan cambios sustanciales en las principales Bolsas durante las primeras semanas de 2017, pero ha aclarado que el nivel de precios actual "puede ser una ganga comparado con el de los próximos meses".
El experto apuesta por la renta variable, teniendo en cuenta que el euro cumple 15 años. Pinto augura que 2017 será un año "con grandes expectativas" ante las decisiones que tome el nuevo Gobierno de Estados Unidos, tanto en política exterior como interior.
También entiende que el próximo ejercicio será un año "decisivo" para la Unión Europea, con citas electorales en países como Alemania, Francia o Países Bajos. "Sin resultados adversos, debería ser un año bursátil para el recuerdo", apunta el analista, que ha señalado también la importancia del posible impacto del mercado de divisas en el precio de las materias primas.
Está por ver si los planes para salir a Bolsa frenados por el Brexit se reactivan en el próximo año, al calor de las mejores perspectivas para captar fondos, tal y como auguró el presidente de Bolsas y Mercados Españoles (BME), Antonio Zoido, en su discurso tradicional de fin de año.